domingo, 15 de junio de 2008

La Niebla, de Stephen King (La Tesis, de Abdul Alhazred)

Antes de nada, ya sé que tengo el blog un poco abandonado últimamente. Soy consciente de ello pero el final de curso está siendo de infarto, y ando bastante liadete de tiempo. Espero que en una semana o así la cosa se normalice un poco (al menos habré terminado con las clases del máster), y pueda retomar el ritmo normal de esto.

He de decir que no he visto la peli original de La Niebla, de John Carpenter. Lo siento, no puedo estar en todo, aunque lo intento :P El caso es que, según he leido y he concluido, esta Niebla que comento es un remake de la original. En principio andaba bastante reticente a ir a ver la película, porque no tengo excesiva confianza en películas que deben de acudir al nombre del escritor del relato que da inspiración a la cinta para vender más entradas. Pero leí algunas cosas interesantes y decidí jugármela y gastarme los 5 euritos de entrada. Bien hecho.

La Niebla comienza fuerte, aunque pierde algo de fuelle y remonta con un final A*C*O*J*O*N*A*N*T*E. Y lo mejor de todo es que rezuma Lovecraft y temas de mi tesis doctoral por todas partes. Os aviso que es muy probable que destripe la película a lo largo de la entrada... estáis advertidos.

A la mañana siguiente de una noche de fuerte tormenta, una niebla raruna llega a una pequeña población en Maine, un poquito más al norte de donde pasé mi aventura yanki, y lugar de residencia del propio Stephen King. Todo aquel que se adentra en la blancura desconocida, parece morir entre gritos de horror. Un grupo de gente queda encerrada en el interior de un supermercado, rodeados por la niebla de marras, y comienza el espectáculo.

El principio me hizo pensar que me lo iba a pasar, como poco, como los indios. Unos tentáculos aparecen desde la niebla, devorando a la carne de cañón de turno. Seguimos sin ver (y nos quedaremos con las ganas) qué hay al otro lado de esos tentáculos, pero obviamente un servidor, que no tiene ningún tipo de obsesión lovecraftiana, dedujo a posteriori que debía tratarse del mismísimo Cthulhu (aunque otras interpretaciones son válidas, la verdad, pero me hace ilusión pensarlo). Todo quedaba muy 'intuido', pero nada mostrado. En la niebla había algo desconocido que amenazaba y perturbaba a la comunidad (tema central de mi tesis), y comenzaban las reacciones, estrés, ansias, idas de olla generales y desfile de personajes típicos de serie B (esa predicadora, que aunque parezca desfasadísima es un personaje real como la vida misma :|).

Y finalmente mi tesis toma forma de película, como poco. Se descubre el pastel y parece ser que, por culpa de algún experimento militar, se abre un portal a otros mundos, desde los que han entrado la niebla y las criaturas que la pueblan. Algunas de esas criaturas, que comienzan a salir a mansalva, demasiado claramente para mi gusto, tienen una pinta de byankhees que te cagas. Otras, parecen insectos hipervitaminados y mineralizados. Ya están aquí, es el apocalipsis de Cthulhu, que viene a comernos a todos :D:D:D:D

Bueno, luego la película baja de nivel, y se convierte en una especie de Starship Troopers o Parque Jurásico con mal tiempo, hasta que desemboca en un final que te deja con la cara de otro y que no desvelaré.

La sensación general, buena. Stephen King ha bebido siempre de Lovecraft, no es ningún secreto, y aunque no he leído el relato que inspira la obra, me imagino que hay Mitos en él, o al menos el director ha acabado dándole el toque lovecraftiano que tiene. Demasiado evidente en algunos pasajes, que podrían haber sido mucho más sutiles (más en la línea de la aparición estelar de ¿Cthulhu?), no obstante yo me lo pasé bien, me gustó, y sentí que los temas de mi tesis doctoral pueden ser más universales de lo que me esperaba (y eso que ya pensaba que podían serlos).

Ya sabéis, cuidado con la niebla, que tiene tentáculos y muerde.

J.

1 comentario:

Pingu dijo...

Sí,pero que la peli no es de terror,eh??Nos vayamos a confundí!
A ver aquí a quien le dan terror esas mariconadas...
¬¬