sábado, 29 de diciembre de 2007

Bien está lo que bien acaba

Hay buenas noticias. Me han escrito desde Arkham House otra vez, y todo está aclarado. Muchísimas gracias a todos los que os habéis preocupado por este, vuestro blog. Lo único que puedo hacer es mandaros un pequeño regalo, que además espero os aclare todo el asunto. Pinchad aquí. Seguimos en contacto.

J.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Nos vamos a pique...

Acabo de recibir el siguiente email (en inglés) de Arkham House Publishers en el buzón al que tengo asociado el blog. Me parece MUY fuerte y no sé qué hacer (para empezar, estoy jiñado):

Mr. Perez;

Our official Spanish wholesaler of the H.P. Lovecraft narrative and poetry, Valdemar Ediciones, reported us that your blog is using without our consent the title of one of the works of the writer, 'Dreams in the Witch-House' (Suenos en la casa de la bruja).

It is our duty to inform you that the title is copyrighted, and under the license of use of Arkham House Inc., so we invite you to remove it from your blog in the following 48 hours, or we will have to start the necessary legal process in order to safeguard against possible misuse of our rights.

Yours faithfully,

Peter Ruber
Arkham House head editor

Resumiendo... me han escrito de Arkham House (los editores de Lovecraft en inglés) diciéndome que cambie el nombre del blog en 48 horas (avisados por Valdemar) o emprenderán acciones legales contra mí. ¿Y ahora qué?

J.

jueves, 27 de diciembre de 2007

El lado oscuro de Macario, Monchito y Rockefeller

Creo que la noticia navideña (amén de que estamos en un país de locos en el que los socialistos aprueban una ley para recaudar un impuesto que va dirigido a una empresa privada y los peperos se oponen a dicho canon) es, sin lugar a dudas, que José Luis Moreno ha sido agredido, robado, vilipendiado, escupido y meado en un ojo. Se está especulando mucho sobre la autoría de los agresores y yo, tras una labor de investigación bastante intensa, he llegado a la conclusión de que no debemos buscar a los malhechores entre el servicio doméstico del empresario, ni entre bandas mafiosas del este, ni nada por el estilo. Creo que sería ideal empezar por interrogar a los Rebeldes (Luke, Leia, Chewbacca y compañía), o incluso al mismísimo emperador Palpatine. Seguro que ellos tienen mucho que decir. ¿No me creéis? Pues mirad...


¡Que venga Cthulhu y me diga que el parecido no es para pensárselo! Es más... imaginad que Ratzinger Z (ese que debería decirle al obispo de Tenerife qué es la homosexualidad y qué es el abuso de menores) concede audiencia a José Luis Moreno (!!!). ¡Tendríamos la cúpula imperial al completo! ¡Mano a mano de Vader y Palpatine!

J.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

8

Tough, you think you've got the stuff
You're telling me and anyone
You're hard enough

You don't have to put up a fight
You don't have to always be right
Let me take some of the punches
For you tonight

Listen to me now
I need to let you know
You don't have to go it alone

And it's you when I look in the mirror
And it's you when I don't pick up the phone
Sometimes you can't make it on your own

We fight all the time
You and I... that's alright
We're the same soul
I don't need... I don't need to hear you say
That if we weren't so alike
You'd like me a whole lot more

Listen to me now
I need to let you know
You don't have to go it alone

And it's you when I look in the mirror
And it's you when I don't pick up the phone
Sometimes you can't make it on your own

I know that we don't talk
I'm sick of it all
Can you hear me when I sing,
you're the reason I sing
You're the reason why the opera is in me

Where are we now?
I've got to let you know
A house still doesn't make a home
Don't leave me here alone

And it's you when I look in the mirror
And it's you that makes it hard to let go
Sometimes you can't make it on your own
Sometimes you can't make it
The best you can do is to fake it
Sometimes you can't make it on your own

lunes, 24 de diciembre de 2007

La aparición del ser

Cuando coloqué el polvoriento volumen sobre la mesa, tuve la sensación de que algo terrible iba a ocurrir. Pero había una fuerza mayor, algo que me obligaba a seguir en este proceso fatal que me llevaría a vislumbrar realidades sólo susurradas en los albores de los tiempos.

Examiné las tapas, encuadernadas en piel amarillenta, arrugadas con el paso de los inviernos. Un escalofrío recorrió mi cuerpo al intentar imaginar qué o quién había sido el dueño de aquella piel que daba forma al tomo maldito. El único indicio del contenido se adivinaba al abrir la primera página, donde rezaba 'Necronomicon'.

No soy consciente de las horas o días que pasé estudiando aquellas páginas infernales sin descanso. Las velas se consumían una tras otra, apenas iluminando el texto, sumiéndome en la penumbra de mi librería, dejando que mis queridos libros me acechasen desde la oscuridad.

Mi estado febril empeoraba a cada palabra, a cada recitado, y de repente ocurrió. Una ráfaga de viento entró desde la chimenea, aniquilando mi única fuente de luz. El terror invadió mi cuerpo al escuchar cómo algo se arrastraba desde el tejado, bajando por el cono de la chimenea, deslizándose sigilosamente, buscando a aquel que lo había invocado. Paralizado por el terror, no podía sino seguir escuchando en la oscuridad, las manos empapadas en sudor frío, el dedo marcando la última línea que había susurrado.

Iluso de mí, en un principio pensé que en la oscuridad no podría descubrirme aquello que venía a buscarme, aquello que bajaba lentamente hasta el hogar. Pero pronto me di cuenta de que mi corazón retumbaba en mi pecho, la sangre se agolpaba en mis sienes, y los rítmicos latidos serían audibles por cualquiera que estuviese en este maldito lugar. Y aquello bajaba y bajaba. Lo notaba respirar pesadamente mientras asomaba su amorfa figura por el agujero de la chimenea, su rostro hinchado y peludo. Estaba allí, y venía a devorarme. Me miró, sé que me miró en la oscuridad, atravesando el manto de negrura que nos separaba. Y antes de que el desmayo me atrapara en una piadosa inconsciencia, escuché su voz, que me acompañará en el resto de mi atormentada existencia:

'¡Wo, ho, ho, ho! ¡¡Feliz Navidad!!'

J.

martes, 18 de diciembre de 2007

Cuerdas, vendas y mordazas

Con ese título no estaría mal que empezase un post de BDSM, ¿no? Pero no, me temo que no va a ser así. Los tiros van por otro lado.

No sé si sabréis que este blog empezó por culpa de la red fotolog. Si repasáis la primera entrada, creo que explico que los Sueños en la casa de la bruja comenzaron cuando mi fotolog fue censurado, debido a que subí la archifamosa caricatura de El Jueves de los príncipes haciendo eso que se hace con la luz a oscuras. Me tocó la moral, y dejé aquello, mudándome aquí. Bueno, en realidad no lo dejé, estuve unos días posteando diariamente la misma imagen hasta que me aburrí.

El caso es que alguien más ha caído bajo las redes de la censura más asquerosa. /queinsolito, que llevaba casi un año haciéndonos reir con sus desvaríos de mariquita (si usted me lo permite), ha sido víctima de la tijera. Que era algo que se veía venir, dado el ambiente que se respira en mierdalog, no quita que el asunto me siga indignando mucho. Pero bueno, nuestro compañero tiene más aguante que yo, y ha vuelto con energías renovadas, en la versión 2.0 de su personalísimo rincón. No sé cuánto durará aunque espero que, por lo menos, otro año. Quiero, una vez más, expresar mi repulsa contra todo aquel que intente poner cercas a este lugar sin fronteras que se llama Internet, donde todos tenemos derecho a decir lo que pensamos y criticar lo que nos rodea. Por mucho que sigan poniendo mordazas, seguiremos arrancándolas.

Y desde aquí hago mi particular boicot en forma de mala publicidad a esa pandilla de miserables que se unen bajo la web de fotolog. FOTOLOG CACA. :P Y aprovecho para saludar a toda mi familia, que me estarán viendo desde casa. ¡Hola a todos!

J.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Una encuesta curiosa

No suelen gustarme estas chorradas, pero la que os dejo por aquí en particular, me ha hecho gracia. Viene de la mano de /queinsolito y se trata de contestar a preguntas con títulos de canciones de un mismo grupo. El mío, como no podía ser de otra manera, U2. Y de paso, os dejo el link a las correspondientes canciones (no todas tienen videoclip original). Momentos musicales patrocinados por los Sueños en la casa de la bruja, más que nada para relajarme por el berrinche de la entrada anterior :)

1) ¿Eres hombre o mujer?: GOD PART II
2) Descríbete: ONE (¡me encanta este vídeo!)
3) ¿Qué sienten las personas acerca de ti?: THE WANDERER
4) ¿Cómo describirías tu anterior relación?: THE FLY
5) Describe tu actual relación: THE UNFORGETTABLE FIRE
6) ¿Dónde quisieras estar ahora?: CITY OF BLINDING LIGHTS
7) ¿Cómo eres respecto al amor?: ALL I WANT IS YOU
8) ¿Cómo es tu vida?: LIKE A SONG
9) ¿Qué pedirías si tuvieras un solo deseo?: LOVE AND PEACE OR ELSE
10) Una frase sabia: SOMETIMES YOU CAN'T MAKE IT ON YOUR OWN

J.

20 minutos...

...es la estimación que hago del tiempo que han empleado los redactores de dicho 'periódico' (por ponerle algún nombre) en formarse ortográficamente. Es muy raro el día en que me doy un paseo por la edición digital del mismo y no me encuentro algún disparate supino. Pero hoy ya ha sido lo más. No me lo creía. Así que he decidido crear una entrada con links a algunas de las perlas periodísticas que se encuentran en el panfleto mencionado.

Os voy a dejar el link correspondiente, para que comprobéis con vuestros propios ojos que es verdaderamente vergonzoso que un supuesto periódico (porque yo me niego a calificar con ese nombre a un montón de incoherencias por escrito) tenga una redacción llena de analfabetos que no saben ni escribir. Es que ya no pido ni rigor periodístico. Simplemente corrección ortográfica. Es lo menos, ¿no? (es posible que en algunos links hayan corregido los errores, porque hay quien deja los comentarios avisando, pero creo que en la mayoría de los casos no se molestan ni en corregir).

La que ha hecho que me salga la úlcera ha sido la siguiente:

"...gracias a un empate a 1, que sabió a poco a la afición cordobesa". ¡SABIÓ! ¡DIOS MÍO DE MI VIDA! Link aquí.

Aquí, varios fragmentos, todos pertenecientes a una misma (y cortísima) noticia:

"Tre Merritt, como se llama el joven, sin ningún miedo en el cuerpo alzo el arma y disparo al animal, el cual callo desplomado". Veamos... Alzo y disparo sin tilde, y callo sin tilde y con 'll', es decir, de los que te ponen en el bar.

"Después de esta azaña". Azaña. Es que no sé qué pensar, de verdad.

"Su familia comparan su valentía con la de Davy Crockett". Familia es un sustantivo que necesita un verbo en plural, como es evidente, claro... Link aquí.

Ahora, otra perla de la acentuación:

"...entró en la tienda golpeándo". Venga, trata de adivinar qué tilde es la incorrecta.

Y, en la misma noticia, una construcción incomprensible:

"El hombre se llevó apenas unos 90 dólares y dejó una gorra de béisbol que la policía tiene como evidencia para realizar una prueba de ADN.
Hasta el momento no ha habido alguno, pero Hoffmann dejó claro cuál era su principal preocupación...
". ¿Que no ha habido alguno qué? Es más, en todo caso, no ha habido ninguno, ¿no? Sea lo que fuere... Link aquí.

Y en este fragmento, el redactor ha pensado 'vamos a tirar comas aleatorias, que lo mismo alguna cae en sitio adecuado':

"Después de públicos y notorios desencuentros con el resto de la banda Robbie Williams abandonó Take That en 1995 para lanzar una exitosa carrera en solitario a la que, más tarde no han conseguido igualar, ni siquiera acercarse, ninguno de sus ex compañeros." Link aquí.

En fin. os invitaría a que visitarais la web del periódico para seguir buscando disparates de este tipo, pero no hay que desearle el mal al prójimo, así que os lo podéis ahorrar.

De verdad, creo que es un tema muy serio. Estamos en un país en el que los estudiantes no saben leer más de tres líneas sin perderse, y creo que no vamos por el buen camino si los medios de comunicación muestran semejante falta de cultura. Me pone de muy mala leche.

J.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Una foto


Hoy la entrada va a ser al más puro estilo fotolog. Porque estoy cansado y escaso de ideas. Como comentaba en un post Pingu, ando zombi perdido con tanto papeleo de las narices, que me tiene consumido, de verdad. Así que os dejo con una imagen del viaje a Valencia. Parada loca en una zona de servicios para hacer las fotos, mientras Pingu se quedaba en el coche con cara de 'Dios mío, está loco. La que está liando por una foto'. Pues sí, porque yo lo valgo, ala.

Aquí tenéis a los gigantes quijotescos del XXI (pinchad en la foto para verla completa), soplando hacia el atardecer. Va por ustedes! :P
J.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Yo, el Otro y lo de más allá

Yo soy yo. O no. Y tú eres el Otro. O tampoco. El caso es que el Yo y el Otro van a ser parte central de mi investigación lovecraftiana. Todo ha sufrido un giro bastante radical, desde el director de tesis hasta el tema de la misma. El tratamiento estético ha quedado relegado a un segundo (o tercer, o casi inexistente) plano, y esa gran bola imaginaria que se llama tesis doctoral ha empezado a girar, y a ofrecerme unas perspectivas que antes ni me había planteado.

No voy a dar muchas pistas por diversos motivos (entre otros, que me vayan a pisar la idea y entonces la hemos jodido), pero vamos a abordar Lovecraft desde un planteamiento radicalmente diferente, desde un punto de vista que, creo, es muy muy novedoso en este autor, y que espero sirva para suscitar diversas cuestiones interesantes. Todo muy post-estructuralista, todo muy posmoderno, con ideas y preguntas de estas que te quedas con cara de tonto, de esas que me encantan.

Mientras, sigo con el papeleo de la beca, que no se acaba (bueno, sí, por narices se acaba el lunes), que está lleno de sinsentidos y de situaciones para reir (por no llorar). No lo ponen nada fácil estos del MEC para siquiera empezar a participar en el proceso, pero nadie dijo que iba a serlo, ¿no?

Y el máster sigue adelante, empezando cada vez más cursos nuevos y acabando otros tantos. Algunos mejores, otros peores, pero en general tampoco está mal. Esto de ser conejillos de indias en la primera promoción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El principal inconveniente que estamos notando es que hay una cierta sensación de desorganización en algunas ocasiones, que hay cosas que aún no están perfiladas del todo. La principal ventaja, que al ser los primeros nos miman y nos tratan como especímenes importantes. Lo siento por los que vengan detrás si empiezan a recibir peores jaulas y peor alimentación. Nosotros somos los cobayas originales :).

Y mientras, el gobierno sigue haciendo de las suyas con los investigadores. Esta vez le ha tocado a los Ramón y Cajal. Si no, que le pregunten al señor Rompememes. Y se seguirán preguntando por qué la gente se va a investigar fuera de España. Jesús.

J.

domingo, 9 de diciembre de 2007

De vuelta

Perdonen los lectores y visitantes varios la ausencia sin avisar de un servidor al timón de los Sueños en la casa de la bruja. Por motivos ajenos (y no tan ajenos) a mi voluntad, esto es, temas de becas, tesis y puente en Valencia, he estado bastante ocupadillo la última semana. Pero he llegado hace un rato de las tierras de la horchata.

En Valencia nos hemos dado un paseo (de día y medio) por la Ciudad de las Artes y las Ciencias, de la que destaca, sin duda, el Oceanográfico. El edificio de ciencias más regular. Muy similar a cualquier otro museo de ciencias de cualquier otro sitio, como Granada o La Coruña, pero más grande y mucho más desorganizado. Y en general, la arquitectura me ha dejado simplemente alucinado. Los diseños de los edificios, de Calatrava, son en mi opinión verdaderas obras maestras, en especial el Palacio de las Artes, que es una maravilla.

Y algo más a destacar sobre la ciudad fallera: la PEOR, PEOR, PEOR señalizada de todas en las que he estado. Creo que todas y cada una de las veces que hemos usado el coche, nos hemos perdido. De locos, de verdad. Para qué vamos a señalizar dónde está la Ciudad de las Artes. Si no lo hacemos, dejamos que los turistas hagan turismo bien por el centro de la ciudad, bien por los pueblos de las afueras. Total, así se entretienen con las vistas. Suspenso absoluto en este aspecto.

Y también necesario nombrar la obligada visita a Futurama (que han ampliado y ahora son dos locales adyacentes), de donde me he traido algún que otro cómic que llevaba un tiempo buscando, y Rosebud (creo que el link está muerto o algo...), que simplemente me encanta cada vez más, porque lo tienen todo. Dos bandas sonoras que traigo en la maleta dan fe de ello.

Y gracias, mil millones de gracias, a Dani, por aceptar a dos okupas. Y a Jiro, por enamorarse de nuestras piernas. Te debemos una, que nos cobraremos estas navidades. Lo prometo.

Ala, pues seguiremos informando. A ver si dejo alguna fotillo interesante.

J.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Lecciones literarias, capítulo 7: los paratextos

Existen (al menos) dos formas de comprar libros, como de comprar casi todo. La primera es ir sobre seguro, tener claro qué libro se quiere, llegarse al librero de turno y pedirlo. La segunda es mucho más compleja y, para mi gusto, más gratificante a la vez que traicionera. Se trata de perderte dentro de la librería, bichear por las montañas de libros, buscar aquí y allí, y encontrar (o no) algo interesante. Después, pasar por caja. En el primer caso, los paratextos no tienen casi ninguna importancia, aunque hay excepciones que trataré de explicar. En el segundo, son vitales.

Un paratexto es todo aquel texto que rodea a la obra literaria en sí. La definición, un poco ambigua, deja abierto el marco a muchísimas posibilidades. Y así debe de ser. El título de un libro es un paratexto, pero la crítica que se publique en un diario sobre el libro, también. Y la publicidad que haga la editorial sobre el mismo, también. Así, podemos hablar, dentro de los paratextos, de peritextos y epitextos. Los peritextos son aquellas partes que van íntimamente relacionadas al volumen, y son inseparables de él (la dedicatoria o el título, por ejemplo). Los epitextos, por contra, se producen en un entorno "ajeno" al texto, por lo que no son vitales para la existencia del mismo. Aquí encontramos la publicidad y la crítica del libro.

Podemos, por tanto, hacer un listado de los paratextos más importantes y frecuentes:

- Dentro de los peritextos encontramos título, dedicatoria, bibliografía y listas de referencia, resumen, prólogo, epílogo e índice de contenidos...
- Como epitextos podemos señalar la reseña, la crítica, la publicidad escrita o visual, las entrevistas al autor, las charlas y presentaciones del libro...

Como digo, al hacer un rastreo entre las existencias de una librería, los paratextos son fundamentales a la hora de decidirnos a comprar un libro o no. Yo, desde luego, jamás compraré un libro que se titule Melocotones helados, por ejemplo. Si leo la síntesis del libro en la contraportada, y me encuentro con otra novela misteriosa, con enigmas, sábanas santas y la madre que lo parió, también tiene pocas posibilidades de acabar en mis estanterías. Si me enfrento a un ensayo histórico sobre, digamos, la Guerra Civil, y la breve reseña biográfica del autor me da pistas sobre su posible radicalismo ideológico (sin importar la tendencia), tampoco creo que me interese.

Por tanto, es evidente que la importancia de los paratextos es fundamental. Si vamos a comprar tal o cual libro que ya tenemos en mente, en principio el paratexto no va a ser tan decisivo. Pero es muy probable que hayamos llegado a tomar la decisión previa y firme de comprar ese libro por medio de algún otro paratexto, aunque no siempre sea así (caso de la compra de un libro por fidelidad a un determinado autor o tema, por ejemplo).

Todo esto no es nada novedoso, ni mucho menos. Está estudiado mil y una veces en narratología y también en márketing, y es uno de los elementos claves para entender conceptos como la intertextualidad (una pasaje sobre el Satán de Milton al inicio de un ensayo sobre religión puede ser muy significativo). Así que, la próxima vez que tengáis un libro en vuestras manos, intentad prestar un poco de atención a todo el aparato paratextual que lo rodea. En muchos casos encontraréis cosas, cuanto menos, curiosas.

J.

P.d: Ya está colgada mi crítica de [REC] en 24 por segundo, el blog de cine de Lorem Ipsum.

viernes, 30 de noviembre de 2007

De cómo se llega a los Sueños en la casa de la bruja

Hace tiempo que quería postear esto, y hoy que estoy aburrido es el día. Gracias a esa útil aplicación que es Sitemeter, se pueden ver muchas cosas sobre la gente que entra en tu blog, y una de las más interesantes es qué bizarra búsqueda en google los ha traído hasta aquí.

Teniendo en cuenta que Sueños en la casa de la bruja está concebido principalmente como un blog literario-cultural, se debería esperar que los surferos interneteros (cutrerrima del siglo) llegasen aquí haciendo búsquedas aburridas, en plan 'canon literario', 'literatura inglesa' y cosas así. Pero oh sorpresa... me he encontrado con joyas como las que siguen (transcribo literalmente, con su ortografía original):

un capitulo de un mito: ¿mande lo qué? ¿Un capítulo de un mito de qué? ¿Por qué buscar mitos por capítulos?

tema literario de platero y yo: éste tenía que ponerlo. No porque no esté relacionado con el blog. Al fin y al cabo, es literatura. Pero es que tengo un trauma personal con Platero y yo. Creo que es de los primeros libros que me obligaron a leer (y creo que esto ya lo he contado...) y tengo grabada la imagen de los ojos de platero, como de alcanfor, o de peluche, o así como canicas de esas oscuras que había cuando era pequeño. Que me da muy mal rollo, vamos.

juegos de bruja: ¿A qué juegan las brujas? Pues está claro, al quidditch. Qué tontería de pregunta. La verdad, sigo sin tener claro qué intentaba buscar este navegante en san google...

leyendas de 10 lineas: éste quería sacar ideas para un concurso de microrrelatos. Me juego el cuello.

cuando crees que me ves cruzo mecano titulo: y éste oyó campanas pero no sabía dónde... ¡¡¡Que esa no es de Mecano!!!

si la vida te da 5 razones: jamás imaginé que uno de los temas de Manu Chao para la peli de Princesas me iba a traer tantísimas visitas. Hay muchísima gente que llega aquí con esa búsqueda. Curioso, sí señor.

me ataca una bruja que hago: invítala a jugar al quidditch. ¡Qué vas a hacer, almacántaro!

al gore vida,obra y milagros: jajajajaja. Vida, obra y milagros dice. Jajajaja. Deduzco que la gente usa google como si estuviese hablando con un amigo. Jajajajaj.

nombre y autores de novelas literarias famosas: joder... alguien que busca eso en google puede presumir de una basta (que no vasta) cultura literaria, sin duda... Venga, te digo una: Moby Dick, de Melville. Ahora te toca a tí seguir.

gigante polla elvira: ¿Per qué? Gigante polla elvira. Repítelo en voz alta, y trata de encontrarle un sentido. Es más, trata de encontrale una relación con mi blog. Al primero que lo haga, le regalo un imán en mi blog. El problema es que, además, si buscas eso en google, la primera web que aparece es este respetable blog. Dios santo. Los caminos de internet son inescrutables.

imagen de bruja: mira, aquí te dejo una. Todo sea por agradar al visitante.

cosas insolitas de brujo: Cuando Queinsolito vea esto, se mea. Sin duda, una fusión de búsqueda entre su blog y el mío. Qué cosas (insólitas).

santa marta bruja: éste lo dejo por aquí para que se entere Ratzinger Z y lo mande al infierno, que acaba de decir que existe. Ahora sí, ahora no. A ver si nos aclaramos, señores papas.

En fin, hay muchísimas más a lo largo de dos meses y pico, pero he ido cometiendo el fallo de no apuntarlas... Cada tiempo haré una selección de las mejores, y las dejaré por aquí ;)

Por cierto, ahora que he estado repasando las visitas... Hay alguien que entra en el blog con cierta frecuencia, desde Wheaton College. Que haga algún comentario, que me entere quién es!!!

Y aprovecho para daros las gracias a todos los que pasáis por aquí. Despistados (gigante polla elvira...), esporádicos, ocasionales, frecuentes y abonados. Sin gente que lea, los textos no tendrían sentido. A cuidarse.

J.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Por qué en el MEC son unos chapuceros

Ahora que parece (y digo parece) que la cosa se ha calmado un poco, y se me ha pasado algo del estrés que han conseguido esparcir por media España los impresentables del Ministerio de Educación y Anti-Ciencia, os comento lo que se cuece con las becas fpu.

Las FPU (Formación de Personal Universitario) son unas becas de cuatro años de duración, concedidas por el Ministerio a 950 afortunados en todo el país, para que realicen su tesis doctoral. No voy a entrar a criticar la más que dudosa calidad de las mismas, porque entonces ya no acabamos. El caso es que esas becas, hasta este año, podían ser solicitadas por todo aquel licenciado que hubiese empezado sus estudios de tercer ciclo, esto es, doctorado. Hasta ahí todo bien. El problema llega con que las cosas están cambiando debido a la adaptación al espacio europeo, los famosos créditos ECTS y demás. Los doctorados están desapareciendo de las universidades, y están siendo sustituidos por los llamados másteres oficiales (sí, yo estoy cursando uno de esos). En principio, los másteres son el futuro, ya que el planteamiento que se está haciendo de la universidad española tiende a acercarse al norteamericano. Esto es: cuatro años de carrera, uno más de máster y luego la tesis.

Existen, no obstante, dos o tres tipos de másteres, pues no todo el que estudia uno quiere hacer la tesis, sino que simplemente busca encontrar más opciones de trabajo. En el caso que nos interesa, nos centraremos en uno de los modelos de máster, los de carácter investigador. Según está aprobado por la Junta de Andalucía, cursar un máster de este tipo, realizando la necesaria memoria de fin de máster, equivale a haber cursado un antiguo doctorado. La principal diferencia es que los doctorados antiguos eran dos años, y el máster concentra todo en un curso académico.

Pues bien, la sorpresa ha saltado cuando en esta convocatoria de las FPU, nos han dejado en principio fuera de la misma a tooooodos los que estamos cursando un máster oficial. Para poder acceder a 'jugar' siquiera en la convocatoria, hay que tener completados los 60 créditos del máster (esto es, tener completado el equivalente a los dos años de doctorado).

Las becas FPU constan de dos partes. Primero, dos años de becario en los que se supone que te estás formando como investigador, y otros dos años de contrato en los que haces la tesis (¿quién hace hoy una tesis en dos años, por cierto?). Ahora, fijémonos en lo siguiente. La convocatoria suele salir en octubre o noviembre, y no se resuelve hasta mayo del año siguiente. Esto es, cuando un estudiante de doctorado o de máster sabe si tiene concedida la beca, ya ha acabado el primer año de doctorado o el máster. En el primer caso, se entra en la beca con el primer periodo de formación a medias. En el segundo, se supone que ya estás formado como investigador (siempre que te dejen pedir la beca MIENTRAS estudias el máster. Si no, ya lo tienes más que terminado).

Sin embargo, en ambos casos tienes que pasar dos añitos más categorizado como 'aprendiz' de investigador cuando, en el mejor de los casos, ya eres medio investigador (si tienes el primer año de doctorado terminado).

Amén de esta incongruencia tan gilipollezca, el hecho de que este año la convocatoria haya sido de una ambigüedad terrible, nos deja fuera a los que, efectivamente, estamos ahora mismo estudiando máster. Esto es, si yo no puedo pedir la FPU ahora, la tendré que pedir en noviembre de 2008, y no resolverán hasta mayo de 2009, cuando mi formación como investigador habrá terminado... ¡¡¡¡en junio de 2008!!!!

El caso es que, vista la marranada, las universidades se han puesto a chillar como locas desde los vicerrectorados de investigación, postgrado, etc. Parece que la cosa ha funcionado, porque se ha comunicado oficialmente que se va a modificar la convocatoria para que los que estamos cursando un máster podamos acceder a la misma. Pero claro, hasta que yo no lo lea por escrito en el BOE, no me lo creo. Pero bueno, la estrategia ha sido de lo más absurda. Se sigue fomentando el plan de doctorado antiguo, que está a extinguir, y se le da una buena ducha fría a todo el que ha apostado (alumnos y universidades) por los, teóricamente a consolidar, másteres oficiales. Apuestas por lo que se supone que es el futuro, y el gobierno decide seguir haciéndolo por lo que está eliminando. Ojo, que a mí me parece estupendo que los de planes de doctorado antiguo entren en la FPU, pero lo que no tiene ni pies ni cabeza es que a los que estamos estudiando el máster nos dejen fuera. Que venga alguien y me lo explique.

En fin, esperemos que verdaderamente solucionen el estropicio, porque aunque al hacerlo darán aún más sensación de chapuceros y de no tener ni puta idea de lo que escriben o tienen entre manos, al menos no nos joderán la vida a muchísima gente.

J.

martes, 27 de noviembre de 2007

Poniéndonos a prueba

Sigo convencido, cada vez más, que la cultura española entró en barrena hace tiempo, y muestra pocos signos de recuperación. Además, la entrega de los Premios Ondas de la radio no hace más que ratificar mi afirmación, amén de que los premios no dejan de ser eso, premios, pero en ningún momento son sinónimo de calidad.

El pasado mes de octubre, como digo, se entregaron los Ondas. Me imagino que muchos lo sabréis ya, y para los que no, quiero comentar que el premio al mejor programa de radio se otorgó a 'Ponte a Prueba', que se emite en Europa FM por las noches. Se le otorgó el premio, según el jurado, por "su carácter plural de vanguardia defendiendo los valores de la tolerancia, el respeto y la no discriminación a las personas, tratando los temas en clave de humor, con un lenguaje innovador y de forma desinhibida, divertida y sin tabúes".

No sé cuántos de vosotros habréis escuchado el programa, pero las veces que yo lo he hecho (digamos 5 ó 6, durante unos 10 minutos), han conseguido que el dichoso programita pase a ser el que más odio de la radio con diferencia. También es cierto que yo escucho poca radio, pero bueno. De la poca que escucho, ellos se llevan la palma. En el engendro en cuestión, se reunen tres o cuatro locutores que van de modernillos, de superguays, por el simple hecho de que cada minuto repiten unas 4 ó 5 veces palabras tan sumamente transgresoras como 'polla', 'follar', 'culo' y 'coño'. Tratan temas tan variopintos como los cuernos, las pajas (es que hay que ponerse a su altura al hablar, claro), el folleteo en general, las visitas al ginecoñólogo, los sucesos paranormales... Todo ello, por supuesto, con respeto y no discriminación, salvo cuando se habla de algún tema paranormal, que es cuando cargan las tintas sobre el que ha llamado para contarles que ve muertos debajo de su cama, o peor aún, que es su hermano el que los ve. Entonces, dejan al personaje de idiota como poco. Eso es respeto, sí señor.

Además, de los comentaristas, parece que ella es toda una sexóloga, y comenta perlas tales como que cuando vas al ginecoñólogo, normalmente en la exploración sientes un pellizco porque te están tomando una muestra de flujo vaginal. De flujo del coño, quiero decir. Claro, el flujo coñil está sumamente pegado a las paredes que hay que arrancarlo. ¿No será más bien una muestra de tejido vaginal, cacho imbécil? Y la gente llama, y les hace sus consultas sexuales, como si estuviesen ante el Oráculo de Delfos.

Entonces, según el jurado, tratar un tema de forma desinhibida y sin tabúes es estar con la boca llena de pelos todo el día de tanto coño y tanta polla. Bueno, pues la verdad es que yo a eso lo llamo ser un capullo integral, y creerse muy rompedor por hablar como Cela o como Almudena Pollas Grandes. Pues mire usted, prefiero escuchar hablar de sexo a Lorena Berdún, que sin tener que usar tecnicismos como los que vengo repitiendo a lo largo de toda la entrada, siempre ha hablado de una manera muy clara y explicativa (y al menos da la impresión de que bastante más informada) que esta gentuza.

Total, que esta mierda es considerada como el mejor programa de radio. Pues vamos de puto culo, la verdad.

Para todos los que se hayan ofendido con el lenguaje soez de mi actualización de hoy, que os den mucho por culo. Estoy intentando que me den el Ondas al mejor blog. Jodeos un poco. Chupadme la polla y no seáis mamachochos. A la mierda.

J.

lunes, 26 de noviembre de 2007

Negociando con la cultura

Terminé hace unos días El País: La cultura como negocio, un libro de lo más destroyer, no apto para mentes sensibles, de M. García Viñó.

El planteamiento que hace el autor es el siguiente: los grandes grupos editoriales (con Planeta y PRISA a la cabeza), están mercadeando con la cultura, haciendo de los libros no un objeto valioso intelectualmente, sino monetariamente. El libro se ha convertido, como si de un triunfito se tratara, en un objeto que se vende con unas campañas de publicidad desmesuradas, apoyadas por una crítica podrida y comprada, que no hace sino alabar al libro de la editorial que le paga.

Hasta aquí, todo más o menos normal. No es nada que alguien con dos dedos de frente no haya intuido (pero pocos lamentado) ya. Lo realmente urticante para mucha gente en el libro que nos ocupa es que Viñó, sin cortarse un pelo, plantea que la literatura española contemporánea da ascopena, que todos los 'talentos' que se glorifican en todos los medios, recibidores de premios tan podridos como todo este tinglado, no valen dos duros. Marías, Muñoz Molina, Almudena Grandes, Rosa Montero, Elvira Lindo, Maruja Torres, Juan José Millás, Clara Sánchez, Rosa Regás, Juan Luis Cebrián, etc... son durísimamente criticados, siguiendo el procedimiento de crítica acompasada que define los principios del Círculo de Fuencarral, al que pertenece Viñó.

La crítica acompasada pretende, sin trampa ni cartón, demostrar que todos los arriba señalados, y algunos más, son unos inútiles literarios totales, y para ello el autor se vale de los cuadernos de crítica publicados en La Fiera Literaria para demostrarlo. Para seguir la crítica acompasada es casi imprescindible tener el volumen que está siendo analizado a mano pues, aunque Viñó y sus compañeros del Círculo de Fuencarral citan textualmente la sarta de errores e incorrecciones que el escritor de turno deja plasmadas en sus best sellers, así se asegura uno de que no se están sacando las cosas de contexto.

Lo primero que puedo decir, después de haber leído el libro, es que me alegro muchísimo de haber tenido, desde siempre, esa especie de intuición que me hacía ver a todos estos escritores como un grupo homogéneo, en el que todos sonaban igual, mismos títulos, mismas historias, mismas letras. Esa misma intuición me ha alejado durante 27 años de acercarme a la mayoría de ellos, aunque ahora se ha despertado un interés morboso por según qué escritores, para comprobar con mis propios ojos hasta dónde llega la incompetencia que en España se tilda de genialidad.

Lo segundo, sin duda, es comentar algunas de las principales reflexiones que se obtienen de la lectura de El País: La cultura como negocio. Como era previsible, el lector medio español tiene un criterio literario que tiende a cero, y considera como bueno cualquier libro que aparezca en las falsificadas listas de ventas porque, 'si lo ha leído tanta gente, malo no puede ser'. Es bastante inquietante también que lo que se publica o deja de publicar en un país dependa de los gustos y disgustos de los dos o tres polancos que manejan el cotarro no sólo editorial, sino periodístico/informativo en general. Y por último, que en el máximo órgano defensor de la lengua (La Real Academia) hayan entrado personas de contrastada inutilidad en el uso del lenguaje, como Cebrián (Juan Luis, no Juan Antonio), da muchísimo miedo.

Lo tercero, la parte negativa. Hay dos o tres puntos que no me convencen nada en el libro. En primer lugar, la machacona repetición de según qué conceptos, términos o lista de autores. Ya nos ha quedado claro que Millás, Pollas Grandes, Marías y compañía son nefastos. No hace falta repetir la lista cada dos o tres páginas, que cansa. Sospecho que, al estar el libro construído en gran parte con artículos previamente editados en La Fiera Literaria, a la hora de unirlos queda todo un poco machacón. Pero ahí debería de haberse realizado una labor de 'limpieza', para evitaar que en ocasiones el texto se convierta en una repetición casi textual de páginas anteriores.

Además, hay bastantes erratas, que afean muchísimo la meticulosa labor de crítica que llevan a cabo en el libro. Una corrección minuciosa previa a la publicación hubiese sido estupenda, porque no se puede criticar la falta de estilo narrativo de un autor si lo hacemos con un texto lleno de erratas.

Por lo demás, chapó. Un libro que debería leerse todo aquel que se compre lo que recomiendan en el babelia y el cultural. Se le iban a quitar las ganas.

J.

jueves, 22 de noviembre de 2007

¿Cthulhu atacando NYC?

Probablemente muchos hayáis ya oído hablar de esta historia. Resulta que de la mente del productor de Perdidos ha salido una película, de la que todavía no se está seguro ni del título, aunque de momento se conoce como Cloverfield. En el trailer que puede verse por la red, lo que queda claro es que la película va de un bicharraco gigante que ataca Nueva York, y que parece que está rodada cámara en mano.

Se ha especulado mucho, muchísimo, sobre qué clase de criatura puede ser la protagonista de la película, pues su figura sólo se adivina durante un segundo entre dos edificios, y apenas se dan pistas. Primero se pensó que era una nueva entrega de Godzilla, y ahora parece que la hipótesis que toma más fuerza es que el bichito en cuestión sea, ni más ni menos, que papá Cthulhu.

Habiendo visto el trailer, leído algunas cosillas y visto algunas capturas, sólo me queda decir que no creo que sea Cthulhu y que, es más, espero que no lo sea.

La primera 'prueba' que tengo para creer que no estamos ante el primigenio es que el director ha dicho que se trata de algo totalmente original. Sería tener la cara durísima plagiar a Lovecraft y decir que es original, así delante de medio mundo. En segundo lugar, hay un momento en el trailer en el que se intuye a una mujer explotar detrás de unas cortinas, como si algún tipo de engendro estuviese saliendo de su interior. Cthulhu no hace esas cosas, teóricamente. Al menos, no hay ninguna criatura que yo recuerde asociada a los Mitos que viva como un alien, incubando dentro de las personas.

Y la razón por la que espero, fervientemente, que no sea mi querido y pestilente calamar, es que estamos ante una película de Hollywood, y si osan poner a Cthulhu como ente invasor, lo que está claro es que no conseguirá su (más que loable) propósito de comerse a la humanidad. Hollywood es Hollywood. De esta manera, si me plantan al todopoderoso extraterrestre siendo abatido por los protagonistas de turno gracias a dios sabe qué medios, me da un algo. Period.

J.

martes, 20 de noviembre de 2007

Un invento curioso

El otro día, en una clase del máster, se habló de un cacharrito que ha sacado Sony, el Sony Reader. En principio, cuando lo estuve mirando por encima, no me acabó de convencer. Venía a ser un gadget algo mayor a una PDA y con la única opción de leer libros (y parece ser que también mp3, aunque no es un gran reproductor). Sin embargo, mirando detenidamente los análisis, he descubierto que tiene alguna característica que lo hace muy pero que muy interesante. En primer lugar, los de Sony han desarrollado un sistema denominado tinta electrónica, que ofrece una nitidez de caracteres en la pantalla increíble. No he visto el artefacto funcionando en mis manos, pero por las fotografías lo que se adivina es que, verdaderamente, el efecto es como el de estar leyendo un libro.

El sistema de iluminación de la pantalla es, además, muy interesante. Han desarrollado un método por el cual la luz parece llegar 'desde arriba'. Esto es, como si estuviésemos iluminando la página desde fuera, por lo que todo es muchísimo más natural (y sospecho que menos cansado para los ojos). Además, mientras se está leyendo, no consume batería (!!!), por lo que sólo gasta en el momento de pasar página. La estimación de duración de la batería es de 7500 páginas. Tela.

El problema, como siempre, el precio. Ronda los 350 €. En EE.UU., por supuesto, 350$ (que es algo que nunca entenderé. Equiparar dólares a leuros. ¿Estamos locos o qué?). Pero bueno, el primer paso a la lectura cómoda electrónica está dado. Me imagino que ahora, si el cacharro funciona, empezarán a salir modelos de la competencia, ajustándose los precios. Y si no funciona, bajará el precio también. A esperar toca.

Más información sobre el artefacto demoníaco aquí.

J.

P.d: ahora, mirándome los comentarios en el link que os he dejado, veo que están saliendo más aparatos similares, de características incluso superiores. Qué bien, qué bien. :P

viernes, 16 de noviembre de 2007

Ya están aquiiiiiií...

Como si de un poltergeist se tratara, la convocatoria de las FPU ha llegado. Se ha colado de repente, casi casi sin avisar (bueno, ya había alguna filtración pero nadie estaba seguro). Dos meses y medio de retrasos para no encontrarnos con casi absolutamente nada nuevo. Estamos buenos... En fin, que como estoy un poco como los locos leyéndome y releyéndome la convocatoria, os dejo. Tened buen fin de semana y no fuméis porros que les echan droga.

Os dejo con una galería que vi hace tiempo y me encantó. Disfrutadla.

J.

jueves, 15 de noviembre de 2007

¿Informando o dando carnaza?

El otro día, arreglando el mundo con Pingu, como solemos hacer, tuvimos una discusión acerca de los medios informativos. Hace un par de días, a raiz de un incidente en un partido de baloncesto en Israel, en el que un petardo-barrena de TNT le voló 3 dedos a un guardia de seguridad y todos pudimos ver tranquilamente las imágenes, volví a pensar sobre el tema.

Hace ya algunos años, recuerdo que era impensable ver según qué cosas en los informativos. La imagen típica del zapato en la cuneta tras un accidente de tráfico ya se consideraba de bastante mal gusto. Pero poco a poco, la cosa ha ido a peor, y ahora ya un zapato es una niñatada. Ahora hay que ver, si es posible, el accidente. Y si no, a las víctimas desangrándose y con los sesos esparcidos por el asfalto.

En los días posteriores al 11 de septiembre, todos vimos a gente tirarse por las ventanas, a gente ensangrentada corriendo por las calles, a gente mutilada, a gente muerta... Y tan panchos. En EE.UU. parece ser que hubo un pacto entre los mass media para evitar este tipo de imágenes. Hay quien dice que eso es una forma de censura. Yo, sin embargo, lo apruebo. Para mí eso no es informar. Eso es dar carnaza, servir el morbo en bandeja a la hora del almuerzo o de la cena, cuando todos estamos en casa delante del televisor. ¿Qué necesidad hay de ver a treinta personas tirándose desde la planta 80 de la Torre Sur? ¿Qué necesidad de ver una imagen escalofriante del tipo de seguridad, de rodillas y gritando al aire, con la mano mutilada y ensangrentada? ¿No nos basta con saber que murieron 3000 personas en Manhattan en un ataque terrorista o que debido a una bengala-petardo un miembro de seguridad ha perdido tres dedos? No. Tenemos que verlo. No basta con saber, como todos sabemos, que todos los días mueren africanos en el Estrecho. Hay que poner, a primera página y en color, el cadáver de uno de ellos con la calavera completamente enlucida, pues toda la carne que había rodeado su cráneo ha sido devorada (no sé cuántos recordaréis esa foto, pero a mí no se me va a olvidar en mucho tiempo).

El caso es que, debido a que todo eso está pasando, se nos presupone el derecho de verlo. Por eso, en los informativos, nos comentan antes de pasar el corte que 'la siguiente secuencia puede herir su sensibilidad', o que 'las imágenes que van a ver son de una dureza tremenda'. Cada vez que escucho eso en televisión, es como si estuviese escuchando 'llamen a toda la familia, a los vecinos, reúnanse delante del televisor. Tenemos la carnaza que andan buscando para el postre'.

Siguiendo esa misma política, como ya le comenté a Pingu, creo que también sería de rigor informativo el ponernos el vídeo que grabaron el caníbal aquel alemán y su víctima, mientras se comían los genitales del segundo. O todas y cada una de las ejecuciones que hay en los corredores de la muerte de todo el mundo.

El problema es que, muy a mi pesar, me temo que todo eso no tardará en llegar. Seré una nenaza, un censor, o como queráis llamarme, pero a mí todo esto me da mucho ascopena. Estamos volviendo, cada vez más, al circo romano. Ya no nos basta con el fútbol. Ahora queremos ver mutilaciones de verdad, muerte en directo. Como los gladiadores son otros, no hay problema.

J.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Viento en popa a toda vela...

Anoche, por fin, llegaron buenas noticias para la lírica... El MEC me ha concedido el préstamo-ayuda para estudiar el máster. ¿Qué implica eso? Bueno, pues que me han dado un préstamo de 800€ mensuales más el importe de la matrícula, con unas condiciones inmejorables. Esto es, sin intereses, a empezar a devolver cuando esté cobrando 22000€ mensuales, devolución en 8 años (unos 100€ al mes), y, si después de 15 años, no he saldado la deuda, ésta prescribe. ¿Se puede pedir más? Sí, claro... que los bancos sepan de qué va todo. Me he llegado a una de las entidades colaboradoras con el convenio y, tras hacerme esperar media hora larga, el director de la misma me ha dicho, textualmente 'Joder, no tengo ni puta idea de qué es esto. Déjame que lo investigue y mañana te llamo'. Qué clase...

La principal repercusión de esto es que voy a poder costearme más cositas, más libros, más viajes... Y como ya veo al señor Rompememes con la escopeta cargada, sí, me estiraré más estas navidades. Así que, a falta de FPU, de momento me arreglan el curso con este préstamo-ayuda.

Si estás estudiando un máster oficial y te interesa, tienes hasta junio de 2008 para pedir las ayudas. Todo el proceso se hace por internet, y tardan un máximo de 45 días en confirmarte si te conceden el préstamo o no. Toda la información, pinchando aquí.

En otro orden de cosas, el otro día comentábamos en el máster la mala malita suerte que tiene Beowulf con las adaptaciones cinematográficas. Después de aquel despropósito perpetrado por Christopher Lambert y compañía, llega una superproducción divina de la muerte, que podría hasta pasar por interesante de no ser porque... ¡¡la madre de Grendel es Angelina Jolie!! Para los que no hayáis leído el fantástico poema épico, o no conozcáis la historia, os comento que en el poema original, la madre de Grendel, malo maloso de la historia, es como el monstruo de final de pantalla. Una especie de demonio-dragón, criatura del averno o como quieras llamarlo. Pero no, Angelina Jolie. Lo que faltaba. Si por lo menos hubiesen puesto, no sé, a Steve Buscemi, por lo menos es feuno. La Jolie. Si Beowulf levantara la cabeza.

Sí, ya sé que la estoy criticando sin tan siquiera haberla visto. Pero es que esas cosas ya dan mala espina de primeras. Y también sé que iré a verla. No tengo remedio.

J.

martes, 13 de noviembre de 2007

Cuando la poesía se hace música

Ellos son parte de una elite (que sí, que elite se puede escribir sin tilde). Son un puñado de agraciados que, inspirados por las musas, son capaces de hacer surgir toda la literatura que tienen dentro, ponerle música, y crear joyas sonoras. Aquí tenéis los que son, sin duda, algunos de los mejores tropos de la música española. Sin palabras me quedo:

'Pilas alcalinas pa mi corazón cansado' (José Mercé)

'No hay marcha en Nueva York, y los jamones son de york' (Mecano)

'Suerte que mis pechos sean pequeños y no los confundas con montañas' (Shakira)

'Sufre mamón. Devuélveme a mi chica o te retorcerás entre polvos picapica' (Hombres G)

'Sarandonga... nos vamos a comé... Sarandonga... un arroz con bacalao' (Lolita)

'Muevo la cabeza, muevo el esternón, muevo la cadera siempre que tengo ocasión' (Alaska)

'Cuando crees que me ves, cruzo la pared. Hago 'chas' y aparezco a tu lado' (Alex y Cristina)

'Señorita azafata el menú me ha hecho daño. Sería usted tan grata de acercarme al baño uoouo' (Mecano x2)

'Bulería bulería, tan dentro del alma mía' (Bisbal)

'No seas membrillo y permite pasar' (Héroes del Silencio)

'Voy contra el viento sideral. Revoluciones que vendrán. Pero una estrella lleva tu nombre' (Macaco)

'Saber que piensas volver algun día cuando los sapos bailen flamenco. Y yo te espero, ya ves, aunque no entiendo bien que los sapos puedan dejar de saltar y bailar lejos de su charca' (Ella Baila Sola)

'Porque yo lucho, yo lucho, y después siempre me ducho' (Kiko Veneno)

'Se me jode el coche, me deja mi novia, qué mareo cuando subo a la noria. No estoy moreno, estoy quemado, y los mosquitos me han destrozado' (Hombres G x2)

'Bailar pegados es bailar igual que baila el mar con los delfines' (Sergio Dalma)

'La barbacoa, la barbacoa, cómo me gusta... la barbekiú' (Georgie Dann)

'Más triste que un torero al otro lado del telón de acero' (Sabina)

'Mami qué será lo que tiene el negro' (Georgie Dann x2)

Bueno, a ver cuántos fundamentalistas musicales saltan... antes de que os pongáis hechos unos basiliscos, que nos conocemos, que quede claro que a mí me gustan algunos (sólo algunos) de los arriba figurantes, ¿eh?

¿Qué? ¿Tenéis alguna aportación?

J.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Agonías y reyes

Antes de nada, os informo del resultado de la 'locura literaria' de la que os hablaba en el post anterior... No lo conseguí :P El caso es que me fusilé en menos de un día 250 de las 300 páginas del libro, y si hubiese apretado un poquito, me lo hubiese terminado entero, pero la verdad es que tampoco quise agobiarme con el tema, y como ya llevaba buena parte leída, iba más que sobrado. En cuanto lo termine, pongo la crítica por aquí.

Este fin de semana, tras una visita exprés a Madrid, me he traído una pequeña angustia existencial, que ya tenía desde hace tiempo, pero que cada vez que paso por sitios así, crece un poquitín más. Se trata del sentimiento de agobio que te da entrar en una sección de librería como la de Fnac o en una librería como la Casa del Libro. Te pones a dar una vuelta por allí, a mirar un poquito lo que tienen, cómo andan de fondos, y empiezas a hacer anotaciones mentales de libros que quieres leerte y obtener en breve. Cuando llega el momento en que ya no recuerdas el primer volumen que pusiste en mente, te agobias y comienzas a pensar que tienes 27 años, que con suerte vivirás 50 ó 55 más, y que no hay forma humana de leerse todos los libros que te gustaría. Qué ansia, ¿no? Pues a mí me pasa.

El problema sigue, además. Estuve echando un vistazo a mi biblioteca, y me he dado cuenta de que debería dejar de comprar libros por una temporada larga (digamos 2-3 años), y leerme los que llevo atrasados. Pero la cosa se complica cuando llegas a la librería, ves ese libro que llevas tiempo esperando, y sabes que tienes que comprarlo porque, si te esperas 2 ó 3 años, va a estar fuera de catálogo seguro, o va a ser una odisea encontrarlo, salvo que sea un clásico.

Creo que todos los que leemos tenemos una 'lista de espera' más o menos larga. ¿Soy el único que no la respeto? Es decir, ahora me estoy terminando un libro, y tenía ya pensado cuál iba a ser el siguiente. Pero de Madrid me he traído el nuevo de Susanna Clarke (a la que tengo que dedicar una entrada pronto) que está, sin duda, a puntito de ser devorado. En cuanto termine el que tengo entre manos. El otro puede esperar. A la mierda con mis listas de espera. Pero así no acabamos nunca :P

En fin, después de este montón de agonías existenciales, no quiero terminar sin celebrar, a mi manera, ese momento histórico en el que ese rey tan nuestro, tan colorado como el vino de toro, mandó callar a ese otro personajillo de la farándula internacional. Aquí se ve que entre bobos anda el juego. Vamos listos. El caso es que, adelantándome un mes y medio a tan señaladas fiestas que se aproximan, quiero dejaros uno de los mensajes de Navidad más molones del Juancar. Para que veáis que por la boca muere el pez. Sed malos.

J.


jueves, 8 de noviembre de 2007

Locuras literarias

A veces, como a todo el mundo, me ocurren cosas que no son muy premeditadas ni, por supuesto, de especial agrado. El caso es que el nuevo reto que estoy llevando acabo desde anoche es leerme No country for old men, de Cormac McCarthy. Hasta aquí no parece cosa del otro mundo. Leerse un libro, buah! Bueno, para algunos sí que será todo un reto, por el simple hecho de tener que leer, claro :P

Pero los problemas llegan cuando:

1.- Te dicen ayer, miércoles, que te tienes que leer el libro para el viernes a las 11 de la mañana.
2.- Te lo tienes que leer en inglés.
3.- El libro no está en ningún sitio.

Así que, como siempre, tiramos de esa maravilla de la ciencia llamada internet y p2p, y consigo descargar el libro a última hora de la tarde de ayer. Me pongo con él a las 12 de la noche y, oh sorpresa, nuevo contratiempo... está escrito en inglés texano, que viene a ser como leer un libro escrito en andalú. Pero bueno, es un contratiempo menor. A estas horas (15.20 de la tarde del jueves) tengo algo más de medio libro liquidado. No sé si me dará tiempo, pero por lo menos creo que lo dejaré casi casi listo para sentencia.

Las secuelas previsibles: atontamiento y lucecitas que no existen en todo mi campo de visión (porque, además, estoy leyéndolo en el ordenador, claro), y paranoia de pensamientos acerca del libro que, dicho sea de paso, está de putísima madre.

Si os suena de algo, tal vez sea porque la nueva peli de los Coen está basada en dicha novela, tiene el mismo título y sale Bardem con un peinado nunca mais. El trailer, aquí.

En fin, todavía estoy lejos de esa profesora genial que un día nos confesó que se había pasado un día entero (!!!!!) leyendo sin parar. Sí, 24 horas. Voy a seguir con lo mío :) Ya os contaré si consigo acabarlo o no a tiempo. Me encantan estas locuras.

J.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Lecciones literarias, capítulo 6: la verosimilitud y la ficción literaria

Hace un par de años, Dan Brown, ese que escribe bestsellers como rosquillas, saltó a las páginas de todos los periódicos españoles porque, en una nueva novela que iba a aparecer en nuestro país, se describía España como un país tercermundista, con unos hospitales que parecían salidos de Silent Hill, con una Giralda poseedora de unas escaleras asesinas (cuando en realidad lo que tiene son rampas)...

Obviamente se montó la traca porque el reflejo que se hacía del país en la novela, que sería leída por infinidad de gente a lo largo de todo el mundo, sería terrible. El daño, desde luego, ya estaba hecho, ya que la novela se publicaba en España bastantes años después de su publicación original en inglés.

Todo esto está relacionado con un problema que hay profundamente arraigado en el colectivo lector. Se trata de conceptos como verosimilitud, suspensión de la incredulidad y, ante todo, el concepto de ficción.

Partamos de la base de que, si todo el mundo que abriese una novela (y hago hincapié en la palabra 'novela'), fuese capaz de pensar que está ante una obra de FICCIÓN, otro gallo cantaría. Y es que parece que hay cada vez más gente que piensa que por estar en formato libro y en la sección de novedades de la librería de El Corte Inglés, ya es verdad. Aunque parezca mentira, la tendencia general es esa, la gente piensa cada vez más que lo que le cuentan en las novelas es cierto. Tengo la idea intuitiva de a qué puede deberse ese proceso involutivo del lector, y creo que es culpa del bombardeo que estamos sufriendo últimamente con novelas históricas llenas de enigmas y de soluciones, o narraciones históricas a secas. La gente ve un texto que habla de la sábana santa, de los reyes católicos, de los templarios o de Da Vinci, y ya da por cierto que hay, al menos un amplio fono de verdad en todo ello. QUE NO, JOER. Que una novela es mentira. Que es como los cuentos de los Grimm. Que un escritor, por definición, es un embustero, y eso es lo que hace magistral a la buena literatura: si el lector es consciente de que le están mintiendo, es capaz de dejar de lado sus prejuicios e ideas y creerse lo que le cuentan mientras tiene el libro abierto. Y ya. Cuando cierra el libro, la ilusión debe desvanecerse.

Existe un contrato no escrito en el mundo de la literatura, llamado suspensión de la incredulidad, por el cual el escritor se compromente a contar mentiras y el lector a dejar de lado su mundo real al abrir la novela, y sumergirse en el mundo de esa novela. Los problemas llegan cuando el lector sigue creyendo en lo que lee al acabar la novela. Es como leer a Tolkien y pensar que verdaderamente la Tierra Media existe. Pero ¿tú estás tonto o qué? O leer que la sábana santa está vigilada por templarios no-muertos en un albergue juvenil de Toledo, y montarse una excursión para verla.

¿Dónde está el fallo? Sinceramente, no lo sé. La gente no deja de ir a Asturias porque cree que hay niños fantasmas después de ver El orfanato. Es decir, con el cine no pasa. Supongo que sigue imponiendo mucho respeto y sensación de 'verdadero' un texto escrito y publicado. Triste, pero me temo que es así.

Junto con todo esto, pero no revuelto, está el criterio de verosimilitud. Se lo debemos ni más ni menos que a Aristóteles (sí, ese que no sabemos qué escribió sobre la comedia, digan lo que digan en El nombre de la rosa. Que no, que aunque Eco lo escribiese, La comedia de Aristóteles sigue perdida), y sigue teniendo plena vigencia. Para explicarlo muy sencilla y gráficamente, el criterio de verosimilitud viene a decir que los burros no vuelan, pero si vuelan, las orejas deben ir hacia atrás al volar. O lo que es lo mismo, el Balrog de Moria no existe, pero si existe y está en llamas, si lo tocas te quemas.

La verosimilitud dota a toda la novela de consistencia, de credibilidad. No he leído la obra de Brown de la que hablo al principio (ni estoy seguro de si era La fortaleza digital, que vaya título, dicho sea de paso...), pero según lo que se comenta que incluye, a esa novela le falta verosimilitud por todas partes. Pero la gente no lo ve. ¿Cuántas escaleras conocéis que sean famosas por 'haber muerto muchos turistas en ellas'?

Recordad. Todo lo que encontráis en una novela es mentira. Todo. Es posible que hasta el nombre del autor. Y por supuesto, la contraportada, la introducción en la que se cuenta cómo ha viajado por todos los sitios que se describen, el epílogo misterioso... todo. Pero no, seguiremos sin enterarnos.

J.

martes, 6 de noviembre de 2007

Llamando a la Tierra


Que los documentales pueden tener un hilo argumental es algo que quedó demostrado en películas como El viaje del emperador. Que, además, pueden ser fantásticos productos cinéfilos, ha sido ratificado por innumerables cintas desde que se estrenara Microcosmos.

Tierra, la película que nos ocupa, es todo eso y más. Siguiendo, principalmente, la vida de una familia de osos polares, una ballena jorobada y su hija y una manada de elefantes africanos a lo largo de todo un año, el documental nos presenta rincones salvajes y remotos (según el punto de vista de España, claro…) de todo el planeta, de polo a polo. La calidad de las imágenes es indiscutible; la fotografía, una gozada. Tomas aéreas del Himalaya o de espectaculares cataratas, rodajes submarinos de las ballenas nadando, cámaras nocturnas mostrándonos qué ocurre al lado de una charca en medio del desierto, compartida por leones y elefantes.

Pero Tierra llega en determinados momentos donde no había llegado antes ningún otro documental. Hay una secuencia en la que un guepardo caza a un antílope, rodada con una pulcrísima cámara lenta, que hace que en la escena los ‘intérpretes’ realmente parezcan ir a esa velocidad. El momento en el que el felino atrapa al antílope, la rendición de la presa, el bocado en el cuello… me dejó una sensación muy especial, pues todo parecía casi preparado con los animales. La sensación, muy al contrario de ser la típica que tenemos con este tipo de imágenes en los documentales (qué cruel es la naturaleza, la ley del más fuerte, etc etc), se acerca más a la que pudiéramos experimentar visualizando algún mordisco que Gary -Drácula- Oldman propina en la película de Coppola.

Por otro lado, el documental contiene los hoy en día inevitables ataques a la conciencia del espectador, llamadas de atención sobre el calentamiento global y demás. Aunque eso es otra historia. Yo me quedo con la de los animales, con la de esos monos que se meten en el agua con las manos en alto, como diciendo ‘¡Qué fría está el agua, leche!’.

J.

lunes, 5 de noviembre de 2007

De culo y sin frenos


Este año van ya dos meses largos de retraso en la convocatoria de las becas FPU, esto es, la beca doctoral que voy a solicitar para poder hacer la tesis. Si no me la dan, bueno, pues habrá que buscarse otra forma para investigar. Pero el problema es que, al ritmo que vamos, si tenemos en cuenta que otros años, cuando la convocatoria ha salido el 1 de septiembre, se ha resuelto para mayo-junio, estoy viendo que no me enteraré de si soy becario FPU o no hasta septiembre de 2008, con el agravante, además, de que desde que te incorporas a trabajar hasta que empiezan a pagarte tardan un par de meses. Es decir, que a principios de noviembre como estamos, y suponiendo que me concediesen la beca (y, ante todo, que la convocatoria salga YA), empezaría a cobrar dentro de 13 meses más o menos. Qué tristeza, por favor.

Para acabar de arreglar la faena, el gobierno ha decidido que, ya que los precarios habían conseguido la parcial consecución de una de las reivindicaciones históricas del colectivo (ser considerados trabajadores cotizando en la seguridad social, cosa que ahora ocurre tan sólo en los dos últimos años de la beca, pero algo es algo), van a recortar más todavía esa cotización, que por supuesto no era, ni de lejos, por los 1200€ que te pagan, si no por unos 800 o así, si no estoy mal informado. Según ellos, 'fomentará la investigación porque se podrán ofertar más becas'. Ajam. Lo siguiente ¿qué?, ¿bajar el sueldo (perdón, la cuantía de la beca. El sueldo es para trabajadores) de las FPU a la mitad para poder ofertar el doble de becas? Se les tendría que caer la cara de vergüenza. Y luego la gente dice que la investigación en España es una mierda porque los investigadores se van al extranjero...


J.

viernes, 2 de noviembre de 2007

Americanadas

En estos últimos días he escuchado infinidad de veces cómo mucha gente se jactaba de no celebrar Halloween por ser una americanada. Supongo que, como suele ser común en estos casos, la gente piensa que queda de lo más antiamérica/antiglobalización/anti-imperialismo del mundo.

El caso es que, como curiosidad inicial, os comento que el origen de Halloween no es americano, sino celta. Cierto es que la expansión de la festividad a nivel mundial se debe, sin lugar a dudas, a la publicidad e influencia que recibimos de los Estados Unidos.

Yo este año no me he disfrazado (de hecho, creo que no lo he hecho ningún año, ni siquiera el pasado, cuando estuve allí), pero salí a la calle y me divertía ver a la gente vestida de bichos rarunos por ahí, liando la traca. Es más, yo diría que ya casi se ve, al menos en Córdoba, más gente disfrazada en Halloween que en los carnavales (no porque haya mucho disfraz en Halloween, ojo, sino porque los carnavales por aquí llevan varios años de capa caída).

Es cierto que lo que aquí tenemos es una versión sucedánea de lo que es un verdadero Halloween, porque lo primero que no hay es niños pidiendo caramelos de puerta en puerta, que viene a ser uno de los ejes centrales de la festividad. Según me comentaron algunos padres yankis, Halloween ayuda a los niños a enfrentarse, de manera más o menos divertida e inofensiva, a un tema tan complejo como es el de la muerte.

Tampoco tenemos calabazas para vaciar y montar linternas demoníacas, que os prometo que es una de las cosas más divertidas y a la vez asquerosas del mundo. Te pones de calabaza hasta los codos.

Supongo que todos aquellos que reniegan de la americanada se habrán resignado y habrán pasado el día 1 comiendo gachas y llevando flores a los cementerios; siendo la segunda actividad, como todos sabemos, harto más estimulante y divertida (y harto menos hipócrita) que disfrazarse de zombi y salir a la calle a asustar pijas. También supongo que esos mismos puristas anti-imperio no tendrán ningún pantalón vaquero en su armario, no habrán visto (o al menos disfrutado) películas como Ciudadano Kane, Casablanca, Forrest Gump (que por cierto, es lo más 'América' que se ha hecho en los últimos años), no escucharán a los Red Hot Chili Peppers, a Elvis o a Sinatra, no usarán bombillas, no verán ningún reality show tipo Gran Hermano u Operación Truño, no verán ningún programa latenight tipo Crónicas Murcianas, no escucharán rap o hip-hop... ya que, como todos sabemos, esto no son sino otro tipo de americanadas. ¿O tenemos memoria selectiva, tal vez?

La cosa es que, aun sin haberme disfrazado por, como siempre, una total falta de previsión y un ataque de pereza, Halloween me gusta. ¿Que es una americanada? Pues sí, tal vez. Pero lo prefiero a la versión 'españolada' de las flores en los cementerios. De lejos.

J.

miércoles, 31 de octubre de 2007

Por si se os había olvidado...

Esta noche, a las 20.00 horas, en la Librería Beta (junto a la plaza de San Hipólito), el señor Howard Phillips Lovecraft tomará posesión de nuestros cuerpos, y por nuestras voces hablará, recitando su vida, obra y milagros. Otra cosa es que lo entendamos. Pero joder, es que lo queréis todo, ¿eh? No se aceptan excusas para no venir. Os espero allí. Ateneos a las consecuencias en caso de que no os vea... Sé de mundos desconocidos a los que enviaros, de criaturas ignotas que azuzaros...


Feliz Halloween ;)

J.

martes, 30 de octubre de 2007

Condottieres, criaturas y cultistas

El fin de semana pasado nos propusimos probar alguno de los juegos de cartas que teníamos todavía sin estrenar, así que arremetimos con Condottiere y con Criaturas y Cultistas.

El primero, un juego de ambientación renacentista italiana, en el que controlamos a un poderoso señor de la guerra que busca, es el interesante resultado de meter en una batidora el mismísimo Risk y el también juego de cartas Iliad. El mecanismo consiste en llevar a cabo batallas en diferentes regiones de Italia, e intentar hacerse con el control de dicha región. Para ello, cada jugador contará con un número de cartas con diferentes mercenarios, héroes, personajes o eventos. El sistema de combate, como digo, es igual que el de Iliad, esto es, cada jugador deberá de jugar sus cartas acumulando puntos de ejército, pero con cuidado pues si gasta todas sus cartas, no podrá participar en el siguiente asalto, o llegará al mismo muy debilitado.

Respecto a la presentación, la verdad es que la gente de Edge hace maravillas. En una cajita pequeña, del tamaño estándar de todos sus juegos de cartas, han metido las cartas, un tablero y un buen puñado de fichas, amén de las instrucciones y la propaganda de rigor. Toda una obra de ingeniería, sí señor.

La duración del juego (al menos para los tres jugadores que estábamos) es de unos 40 minutos, y el desarrollo del mismo no es que sea trepidante, pero tampoco es, ni mucho menos, aburrido. El problema está en cuando te quedas sin cartas y los demás jugadores pueden seguir combatiendo entre ellos, pues durante esos momentos estás totalmente 'KO', sin nada que hacer.

Los demás jugadores criticaron del juego que el azar tiene un peso demasiado grande, ya que en el momento en que los jugadores se quedan sin las 10 cartas correspondientes, se vuelven a barajar TODAS las cartas, incluídos descartes, por lo que la posibilidad de que te vuelva a salir una mano excelente o terrible es la misma. Creo que podríamos intentar una partida sin barajar los descartes, a ver qué pasaba. Puede que se quede más interesante. Yo, de todas formas, no lo vi tan terrible (tal vez porque la paliza que pegué a aquellos infelices fue de las que hacen historia... :P).

Respecto a Criaturas y Cultistas, la verdad es que la decepción fue considerable. Tenía buenas expectativas sobre el juego, que viene a tener un trasfondo humorístico lovecraftiano, pero el invento hace aguas por todas partes. En Criaturas y Cultistas tomas el papel de todo un culto que pretende destruir el mundo invocando a su dios particular. Para ganar, debes cargarte al resto de jugadores o bien invocar a tu deidad, aunque la segunda opción parece, de lejos, más sencilla.

El primer problema con el que te encuentras es que todo es un pelín complicado, y tu 'espacio de jugador' se expande demasiado debido a una plantilla de tamaño octavilla, en la que se reflejan todos tus cultistas, organizados en tres líneas de combate, y divididos entre invocadores de criaturas y matones. Además, tienes tres habilidades (brujería, matonería y convocación), que necesitarás a lo largo de toda la partida, y que son determinadas con una tirada de dados (primer error: como te salgan mal las tiradas, ya vas de culo).

El desarrollo de la partida es bastante monótono, pues se limita a resolver algunos eventos especiales que normalmente te favorecen, y atacar a los cultistas de los otros jugadores, bien mediante ataques físicos o invocando criaturas. Cada vez que eliminas a un cultista enemigo, debes poner una marca en la ficha del jugador correspondiente, y anotar en la tuya un determinado número de puntos de culto que has obtenido. (luego también debes tirar de lápiz y goma...).

Los combates se resuelven con tiradas, que tienen hasta sus pifias y críticos, lo cual no hace sino engorronar más todavía el asunto. Para rematar la faena, el juego está completamente descompensado, habiendo algunas cartas que, si las sufres, te destrozan la partida, y otras que te permiten ponerte las habilidades por las nubes, adquiriendo una ventaja considerable.

Eso sí, las cartas son la mar de graciosas, y los dibujos entrañables. Y la sensación de poder invocar a una semilla estelar y mandársela a tu hermano, mientras te carcajeas escandalosamente, no tiene precio. Como tampoco lo tiene la risa de tu hermano cuando pifias en la convocación y la semilla se come a tu cultista...

Pero fallido. En general, fallido. Lástima :(

J.

lunes, 29 de octubre de 2007

Ampliando horizontes

No me conformo con daros la guerra desde los Sueños en la casa de la bruja, así que me voy buscar nuevas vías. Me congratulo de informaros que voy a empezar a colaborar en el blog de cine del Club Lorem Ipsum, al que he llegado de la mano del amigo Manolo, o Kanijo, o como quiera usted llamarlo. Además, rondaré en la web en general, y pulularé en los foros de opinión. Estaremos encantadísimos de teneros por allí, así que ya tenéis otro sitio que añadir a vuestros favoritos.


Mientras, este blog seguirá funcionando con toda normalidad, no os preocupéis.

En lo que respecta al gran acontecimiento de la semana, esto es, la lectura de poemas de Lovecraft este miércoles (20.00, Librería Beta), os comento que ya hay colgados carteles y octavillas en sitios estratégicos de la ciudad, pero claro, a vosotros ya no os hacen falta, que ya lo sabéis :P

¿Y más fregados? Pues claro, faltaría más... En abril tengo a la vista presentar una comunicación en las VI Jornadas de Filología Inglesa. El tema todavía está por precisar, pero una opción más que interesante es la presencia de África en los textos de Lovecraft. Ala, os dejo por hoy que salgo corriendo para Jaén en un rato. Por cierto... avance de próximos temas... tengo que hablaros de terrores atávicos, de libros de crítica feroz y de grupos imitadores... Id abriendo boca :P

Salu2,

J.

viernes, 26 de octubre de 2007

Lecciones literarias, capítulo 5: El canon literario

El concepto de canon literario es uno de los que más polémicas ha generado a lo largo de toda la historia de la literatura, debido a la confluencia de numerosos intereses (políticos, sociales, económicos...). Veamos si soy capaz de explicar un poco de qué va todo esto.

El canon (no el de la SGA€, sino el literario) se define como un corpus de obras que se consideran como las esenciales, seminales, imprescindibles, necesarias para ser estudiadas, a lo largo de toda la historia de la literatura. El problema no es pequeño, puesto que surgen algunos problemas de muy difícil solución, tales como cuántas obras deben componer ese canon, y quién o quiénes son las personas adecuadas para seleccionar dicha lista de obras maestras.

Los debates y discusiones han sido largas, intensas y totalmente infructíferas. Desde mi punto de vista creo que, personalmente el segundo, es un problema insalvable. Para elegir 'El Canon', con mayúsculas, se debería de escoger a una persona que hubiese leído toda la literatura universal y, además, que no tuviese ningún tipo de prejuicios e ideales, sino simplemente conocimientos estéticos y literarios. Como esto es totalmente imposible de conseguir, creo que todo canon existente es parcial, sesgado e interesado. La crítica literaria en su sentido más riguroso, como cualquier tipo de crítica artística, tiene un componente de subjetividad importante. Es cierto que existen pautas evidentes, que podrán llevarnos a criticar con cierta solvencia, ser capaces de distinguir un buena novela de una mala, pero poco más. ¿Qué hacemos cuando nos encontramos con 2000 novelas magníficas, y tenemos que seleccionar 100 para un canon? Que nos vemos obligados a tirar de otros recursos no tan literarios, tales como ideologías, corrientes de pensamiento, etc.

Ojo, con esto no estoy diciendo que un canon literario sea algo baladí, ni muchísimo menos. De hecho, creo que son parte importante de la crítica, pero pienso que a veces se les da más importancia de la necesaria, y se crean discusiones del todo innecesarias. Os pongo un ejemplo. Uno de los críticos más importantes hoy día (y repito, no me refiero al concepto de crítico que escribe en los periódicos o revistas que todos tenemos asimilado, sino al estudioso de la literatura) es Harold Bloom. Bloom publicó en 1999 un libro titulado El Canon Occidental, que creó un gran revuelo porque, en su lista de libros canónicos, incluía algunas opciones que nunca antes lo habían sido para otros estudiosos, tales como la para mí más que justificada elección de Drácula, de Stoker. Se generó una importante polémica que puso (incoherentemente) en entredicho la más que reconocida valía del autor. Una estupidez, desde mi punto de vista.

A lo que voy, si para Bloom (como para muchos otros, me imagino) Drácula es una novela digna de estar en SU canon, ¿dónde está el problema? Bueno, el problema está en el dogmatismo, en que todos estos casos pecan de que, o bien el autor intenta señalar su canon como el definitivo, o los lectores lo entienden así. Y se monta el problema.

Desde mi punto de vista, creo que existen tantos cánones como personas, o incluso más. Es decir, yo tengo varios cánones literarios. Uno podría ser mi canon de la literatura universal (lo cual ya está bastante sesgado, porque no he leído nada de ningún autor tailandés, por ejemplo), pero además tendría un canon de literatura fantástica, de literatura española o de poesía. Y sería capaz de fundamentar todas y cada una de mis elecciones, que probablemente no coincidirían con las de cualquier otro, que tienen la misma validez. Pero, cuidadín... aunque suene un poco clasista, pedante o como quieras llamarlo, sí considero IMPRESCINDIBLE para dar credibilidad a un canon el poseer unos ciertos conocimientos literarios. El canon que me pueda dar alguien que no ha leído más de 20 libros en su vida, siendo todos ellos best sellers me inspiraría bastante poca confianza. ¿A tí no?

Y ahora viene el gran problema de todo esto. La importancia y repercusión de aparecer en mi canon o en el tuyo es más bien poca a nivel global, pero la importancia de aparecer en el canon de Harold Bloom o Hillis Miller (al que tuve oportunidad de conocer, por cierto :P) es mucho mayor, porque lo que una autoridad en la materia (como lo son ellos) dice, dicta muchísimas cosas, entre otras qué es lo que conviene haber leído para estar al día en tal o cual corriente, o para tener un espectro 'canónico' de la materia, o qué pasos hay que seguir y estudiar, no sé si me explico. Y si un autor no aparece en los cánones de determinada corriente imperante en un periodo, ese autor es relegado al olvido. El problema, nuevamente, los dogmatismos y fanatismos.

En definitiva, creo que el canon es un problema sin solución, aunque tiene sus utilidades. Especialmente para profundizar en el pensamiento del autor que firma tal o cual lista de escogidos. Si hablamos de la literatura universal, está claro que hay un corpus que siempre está ahí, que no ha cambiado desde que Samuel Johnson crease la crítica literaria moderna en el XVIII, y claro, cuando tantísima gente, con tantísimos diferentes grupos de pensamiento y a lo largo de más de 200 años está de acuerdo en que, por ejemplo, Shakespeare y Cervantes están donde están, será por algo ;).

Buf, vaya rollazo os he largado, ¿no? Espero que hayáis sacado algo en claro.

J.

jueves, 25 de octubre de 2007

Másters, retos y cursos

Bueno, podría escribir todo un tratado sobre cómo complicarse uno la vida en dos días, y cómo hacerlo de forma totalmente consciente y gustosamente. El problema de los que, como yo, nos encanta apuntarnos a un bombardeo, es que no vemos forma de decir que no a lo que nos plantean o sugieren, y así pasa lo que pasa.

El caso es que empecé el máster por fin, sin mucho que destacar. El primer módulo no es de mi agrado excesivamente, ya que está relacionado con temas más sociolingüísticos que otra cosa, pero hay buen ambiente y se hace llevadero. De todas formas, hasta que empiece el segundo módulo creo que no va a ser nada realmente alucinante.

Y hoy, ya que ha empezado el máster, que tiene pinta de quitarme bastante tiempo debido a la ingente cantidad de trabajitos que se divisan en el horizonte, he pensado que para qué quedarnos ahí. Que mejor nos pasamos por la facultad y nos hacemos alumnos colaboradores honorarios. Y para poder acceder al puesto, hay que presentar un proyecto. Y claro, yo eso ya lo sabía y tenía algo en mente. Por un lado, dar algunas clases de literatura de un par de asignaturas y, por otro, pues el curso: Montar para octubre del año que viene el III Curso de Invitación a la Lectura, esta vez centrado en la Ciencia Ficción. Ya tuvimos bastante éxito con el de Tolkien y el de los vampiros, con unos 350 asistentes en cada uno, y en aquellas ocasiones yo no pasé de ser un mero colaborador en la organización. Pero esta vez me como el marrón casi enterito. Voy a montarlo yo. Porque yo lo valgo, ala. Y el reto que me he puesto es, ni más ni menos, que intentar traer como invitado a dicho Curso a Michel Houellebecq. Que Ithaqua me pille confesao...

J.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Algún cambio ;)

Buenas a todo el mundoooo. Debido a la aparición de trolls en la zona, me he visto obligado a, de momento, activar la moderación de comentarios. Esto implica, supongo, que lo que comentéis tendrá que pasar por mí antes. Prometo seguir publicándolo todo, de verdad de la buena. Es que es la única forma que tengo, hasta que me ponga a estudiarme alguna cosilla, de evitar que algún indeseable al que no le hacían caricias cuando era pequeño la tome con el blog. Espero que lo entendáis :) Y que sepáis que a mí me jode más que a nadie tener que tomar estas medidas, pero el problema es que siempre hay alguien que intenta sacar provecho de las situaciones de libertad que podemos encontrar.

Y recordad... no alimentéis al troll :D

¡¡Saludines!!

J.

martes, 23 de octubre de 2007

Lovecraft en Córdoba


"Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn!"

Bueno, ya lo he dejado caer por algún comentario, pero ahora hago anuncio oficial:

Me congratulo en anunciar que el próximo 31 de octubre, a partir de las 8 de la tarde, éste que escribe y el amigo Tevildo, de la Brigada Pomorska, celebraremos tan especial noche con un recital de la parte menos conocida de H.P. Lovecraft, esto es, sus poemas. Seguiré recordándolo, no os preocupéis.

El evento será en la Librería Beta, y habrá babas y tentáculos para todos. Por allí os espero.
J.

lunes, 22 de octubre de 2007

La monaza fantasma

No es normal que este blog tenga dos entradas en un mismo día, pero tengo una noticia importante y terribles que daros. Algo está ocurriendo en el mundo de los simios. En dos días, dos inquietantes noticias me han puesto en alerta. Atención:

"Jaque de un mono a los Mossos. Se acercó a un coche con una familia y lo zarandeó antes de enfrentarse al policía".

"Muere el alcalde de Nueva Delhi tras ser atacado por unos monos enloquecidos".

El que tenga el valor de decirme que no estamos ante evidentes símbolos de que el mundo está a punto de dar un giro terrible, de que Bush no es más mono de lo que pensábamos y está tramando algo contra la humanidad, de que El Planeta de los Simios no es algo más que una ficción, y de que no necesitaremos a "Charlon Henston" en breve, que levante la mano.

Tengo miedo.

J.

Déjà vu en el orfanato

Al estar bajo el auspicio de Guillermo del Toro, que firma como productor en El Orfanato, se despertó mi interés de ver esta película. Y vaya si se nota la sombra de del Toro. Pero vayamos por partes.


De El Orfanato podemos hacer una ecuación matemática, que vendría a ser Los Otros + El Sexto Sentido + El Espinazo del Diablo = El Orfanato. Y creo que haciendo esta ecuación, me podría ahorrar el resto de la entrada, porque todo se reduce, más o menos, a esa suma.

Cuando acabó la película, la primera impresión que me dio es de que esa cinta de casa encantada, con fantasmas infantiles, con madre atormentada... la había visto ya. Era una sensación de déjà vu terrible. Y el problema es que si tienes esa sensación, es porque la originalidad brilla por su ausencia. Efectivamente, nada nuevo que mostrar. Una sucesión de situaciones ya vistas que, en algunos casos, son calcos de otras cintas (especialmente de El Espinazo del Diablo). De hecho, la influencia de del Toro es tal que la definición que dan de lo que es un fantasma viene a ser la misma (casi palabra por palabra) que la que Federico Luppi nos cuenta al principio de la cinta del Espinazo del Diablo. Un calco hasta en la forma de decirlo. Algo así como '¿Qué es un fantasma? Un eco. Un eco que se repite. Un eco de una situación terrible que ocurrió en el pasado y que vuelve una y otra vez'. O algo así. En la película de del Toro dicen '¿Qué es un fantasma? Un evento terrible, condenado a repetirse'. Porque el director mexicano es el productor podríamos decir que es un homenaj. Si no, el plagio sería bastante evidente.

Pero, como digo, la cosa no queda en la anécdota de la definición de los fenómenos fantasmagóricos. El Orfanato es una repetición de los lugares comunes de las tres películas nombradas, que no aporta nada, repito, nada, al género. Mismos planos, mismos recursos, mismas historias, mismos trucos... Es más, el epílogo parece un insulto a la inteligencia del espectador (cuidado que me cargo la película a continuación): ¿piensa el director que, después de lo que ha llovido desde El Sexto Sentido, somos tan sumamente tontos como para no darnos cuenta de que señora e hijo están muertos, uno desde hace 7 meses y otra con un chute de pastillas? Por favor...

(Ya puedes seguir leyendo) Eso sí, la factura del producto es intachable. Nada que reprochar a las actuaciones, por ejemplo. Belén Rueda carga sobre sus hombros el peso de toda la película con mucha solvencia, y es de admirar si, además, tenemos en cuenta que la propia actriz perdió a su hijo hace un tiempo. El resto del reparto apoya a Rueda, aunque resulta, la verdad, insignificante a su lado. Y por lo demás, música, iluminaciones, vestuarios... todo muy bien hecho, con muy buen oficio.

El problema está en que, por muy bien que te lo presenten, si ya lo has visto tiene poca gracia.

J.

viernes, 19 de octubre de 2007

Preguntándome

Hoy quiero sembrar la duda en todos vosotros. Hoy quiero que os dediquéis todo el día a darle vueltas a la cabeza. Hoy os voy a llenar la olla de cuestiones, de preguntas, de incógnitas, de enigmas sin resolver. Hoy quiero que seáis víctimas de un interrogatorio sádico y cruel. Allá vamos...

- ¿Por qué Millás es Premio Planeta? ¿Y por qué Boris es finalista? ¿Es peor esta combinación, o la de Boris ganador y Millás finalista?
- ¿Qué clase de macabro pacto han firmado en McLaren para que ahora Alonso diga que todos son amiguísimos?
- ¿Por qué Mayor Oreja se niega a condenar el franquismo?
- ¿Por qué, cuando Al Gore era vicepresidente de la administración Clinton, no se firmó Kioto, y se bombardearon países con uranio empobrecido? Es más... ¿Por qué carajo le dan el Nobel de la Paz?
- ¿Qué es Don Pimpón?
- ¿Por qué un concejal de una ciudad de cuyo nombre no puedo acordarme quería oficiar una boda vestido de Elvis? ¿Y por qué no le han dejado?
- ¿Por qué me emociona cada vez menos ver los estrenos de la cartelera los viernes (Supersalidos, La joven Jane Austen...)?
- ¿Por qué hace diez años era impensable ver en televisión ciertas imágenes de cadáveres, mutilaciones, guerra en directo... y ahora nos resulta de lo más normal?
- ¿Por qué llevan estas cosas a la politécnica de Valencia y no a la de Córdoba? (Bueno, ésta más o menos soy capaz de responderla yo solito...).
- ¿Por qué hay películas que, por mucho que pasen los años, siguen con el mismo precio desorbitado en DVD que cuando salieron a la venta (22-25€)?
- ¿Por qué demonios la gente sigue haciendo coincidir los términos freak (el Pozí y toda la fauna Sardá-Quintero) y friki (persona con gusto por los cómics, juegos de rol, de tablero, de cartas, de mesa..., literatura fantástica, películas extrañas...), cuando son términos tan diametralmente opuestos?

Demasiadas preguntas para el fin de semana tan ajetreado que viene. Qué malamente.

J.

jueves, 18 de octubre de 2007

Lecciones literarias, capítulo 4: Mitos de Cthulhu

Los Mitos de Cthulhu. ¿Cómor? Pues eso. Hoy vamos a hablar de qué son Los Mitos de Cthulhu. Pero empecemos por el principio, para no hacernos la picha un lío.

Primero, una pregunta previa. ¿Te suena el nombre de H.P. Lovecraft? Si has respondido que sí, es probable que el resto de la entrada no te aporte demasiadas cosas (o sí, quién sabe). Si has respondido no, creo que todo será bastante nuevo para tí.

Howard Phillips Lovecraft fue un escritor que desarrolló la mayor parte de su trabajo de 1910 a finales de los 30. Nació en 1890 y murió en 1937. Vivió casi toda su vida en Providence, en el estado de Rhode Island (muy cerquita del college en el que pasé todo el curso pasado), a la sombra (literalmente. Su casa estaba casi pared con pared) y protección de la John Hay Library, una de las más importantes bibliotecas de EE.UU., perteneciente a la Universidad de Brown. Su especialidad fue el relato corto, aunque también escribió alguna nouvelle (novela corta) y algo de poesía y ensayo, y parece ser que unas 100.000 (sí, cien mil) cartas. Su estilo hereda la tradición gótica de Nueva Inglaterra, recogiendo el legado de Edgar Allan Poe o Nathaniel Hawthorne.

Lovecraft no vio publicadas la mayoría de sus obras, pues no fue hasta después de su muerte cuando su figura y producción comenzó a adquirir cierta relevancia. Sin embargo, sí que se creó alrededor de su persona el llamado 'Círculo de Lovecraft', un grupo de admiradores, amigos y escritores que seguían su estilo, entre los que se encontraban Clark Ashton Smith, Robert E. Howard y, sobre todo, August Derleth, que sería una de las principales voces de la valía de la obra de su maestro tras la muerte del mismo.

Existe un grupo de relatos de Lovecraft, no todos, que conforman el inicio de Los Mitos de Cthulhu. En ellos, comienzan a narrarse apariciones monstruosas en la Tierra y aparición de cultos que adoran a terribles dioses extraterrestres que quieren destruir la humanidad (o mejor, merendársela y luego destruirla). Entre estos dioses ha tomado especial repercusión el que da nombre a los Mitos, esto es, Cthulhu, una criatura que vive un largísimo letargo en las profundidades submarinas, dormitando en la ciudad hundida de R'lyeh, y esperando que los cultistas le pongan en hora el despertador para empezar la fiesta. Además de Cthulhu, existen otros dioses de nombres tanto o más impronunciables, tales como Hastur, Tsathoggua, Nyarlathotep, Ithaqua (que es una revisión del mito indio del Wéndigo), Shub-Niggurath..., con la misma ansia de destrucción que el adorable Cthulhu.

Todas estas criaturas, además, son en ocasiones señores de cohortes de otras criaturas menores, que suelen aparecer en mayor medida en los relatos de los Mitos: ghoules, retoños oscuros, perros de Tíndalos, profundos...

Existen dos localizaciones que toman especial relevancia en los Mitos: Arkham y Dunwich. Ambas son poblaciones ficticias en las que se desarrollan muchos de los relatos, y ambas tienen su correlativo real. Arkham está identificada como Providence, ciudad natal del escritor, y la imaginaria Universidad de Miskatonic no es otra que la propia universidad Brown. Dunwich, por su parte, es un pueblo pesquero que parece estar relacionado con Salem, aquella ciudad donde quemaron a tantísimas brujas.

Esos Mitos comenzados por Lovecraft fueron luego expandidos por muchos de sus seguidores, y nos llegan hasta hoy día. El propio Stephen King, seguidor confeso de los Mitos, ha incluído algunos de los lugares comunes creados por el Círculo de Lovecraft en sus escritos. Así, en Cementerio de animales la acción gira en torno a Ithaqua, el Wéndigo, y en el relato corto 'La abuela', Nyarlathotep juega un papel clave.

Hoy por hoy la figura del raro malo Cthulhu ha trascendido en muchos aspectos lo literario (como podéis comprobar en algunos de mis imanes), y se ha convertido en todo un icono friki. Existen numerosísimas webs, movimientos, blogs... dedicados a estudiar de manera más o menos rigurosa (menos en la mayor parte de las veces) los Mitos.

Ahora, puedo mostraros algunos de los secretos ocultos de este blog. En primer lugar, el título. Sueños en la casa de la bruja es uno de los relatos que componen los Mitos de Cthulhu. En segundo lugar, la dirección web. Cultes des goules es el título de uno de los libros imaginarios que Lovecraft crea en su universo de Mitos, probablemente el más conocido tras el archifamoso Libro de los muertos o Necronomicon, escrito por un árabe loco llamado... ¿adivináis? Abdul Alhazred.

Bueno, espero que esta atípica lección literaria de hoy os haya servido de algo. Como complemento, os diré que si todo va bien, mi tesis estará dedicada a estos Mitos que me han acompañado desde hace tantos años.

Saludos y que La Cabra Negra de los Bosques con sus Diez Mil Retoños (Shub-Niggurath para los amigos) guíe vuestros sueños.

J.

miércoles, 17 de octubre de 2007

46355

¿Te imaginas vivir 46355 días? Eso hace un total de 127 años, que parece ser la edad de la mujer más anciana del mundo. Casi nada. Nacer en 1880 y seguir aquí para contarlo. Pasar por TRES siglos diferentes. Qué movida.

La noticia me ha hecho plantearme si, hoy por hoy, merece la pena vivir tanto. Partamos del supuesto de que llegamos a esa edad con una calidad de vida medianamente digna. La esperanza de vida media hoy en día creo que no llega a los 80 años. Te has pasado 47 de rosca. Un 60% más de vida extra.

Según he leído alguna vez (aunque no sé si será verdad), se espera que la esperanza de vida vaya aumentando cada vez más, y que de aquí a un siglo o así, no será raro que lleguemos (bueno, lleguen) a vivir 130 ó 140 años. Pero hoy por hoy no es así. Y llegar a los 127 viene a ser como poder empezar a paladear la maldición (o bendición) de la inmortalidad, esa que trae de cabeza a todos los vampiros del mundo. Con 127 años has visto muchas alegrías y muchos sufrimientos. Habrás visto nacer a innumerables personas, pero también has visto morir a tus padres, hermanos, tíos, hijos, sobrinos y amigos. Te ha dado tiempo a leer (si es que lees) una burrada de libros, pero probablemente también seas más consciente que nadie de que cuanto más lees, más quieres, y que aunque vivieses siete veces más, no leerías todo lo que te gustaría leer. Has vivido el alumbrarse con sebo (¡¡joder, la bombilla se inventó el año anterior a nacer tú!!) y el que todo el mundo sepa que tienes 127 años gracias a internet. Has podido ver las películas de los Lumière, has podido ver Matrix. Cuando naciste, probablemente todavía había quien hablaba de aquella revolución e independencia del que luego, en tu eterna vejez, se convertiría en el país que gobierna el mundo. Has visto nacer y morir a dictadores, genios, escritores, asesinos... y te has podido reir de todos ellos, porque para bien o para mal, ellos se han marchado y tú sigues aquí. Tela del telar.

¿Merecerá la pena? Yo pienso que, si hay calidad de vida, sí que tiene que merecer. Pese a todo lo malo. Pese a sentirte como Drácula.

J.