miércoles, 16 de enero de 2008

Libros de segunda mano

Estas navidades hice un pedido a Abebooks, probablemente una de las mejores webs de búsqueda de libros de segunda mano (en inglés la mayoría). El secreto de que sea TAN brutal es que es estadounidense, por lo que rastrea en un montón de librerías de segunda mano de Estados Unidos (y de otras partes del mundo).

El caso es que han empezado a llegar los libros (al pedir a diferentes librerías, llegan los pedidos por separado, claro), y hoy ha llegado uno de esos 'básicos' de la tesis, Others, de Joseph Hillis Miller, al que pude conocer hace un par de años. El libro ha llegado impecable, pero impecable quiere decir nuevo. Sin ninguna marca, sin amarillear, ni una anotación, ni un subrayado... como si lo hubiese comprado nuevo, vamos. Y no, es de segunda mano. Ahora va lo mejor... me ha costado $1. Sí, 1 mísero dólar. Los gastos de envío han sido $9. Pero si lo pide un yanki, le sale por dos o tres dólares de envío.

En Nueva York entré una vez en una librería de segunda mano que quitaba el hipo. Tenía tres plantas, y la publicidad de la misma decía que había nosecuantos kilómetros de libros. Me lo creo. Pero, además, todos en perfecto orden, clasificados por materias y autores. Preguntabas a cualquiera de los dependientes, te miraban el título o autor en el ordenador, y te decían planta, pasillo y estantería. Increíble. Y ahora pienso en la librería de segunda mano que hay en la Corredera y se me caen los palos del sombrajo.

Vamos a ver, si aquí se publican tantísimos libros, y se lee tan poquito, ¿no sería el resultado lógico tener un mercado de segunda mano amplísimo? Caso típico: estas fiestas le regalan a Españolito Lector el último libro de Dan Brown. La historia puede continuar de cuatro formas diferentes:

1.- Si Españolito Lector es el típico lector medio, leerá el libro, le encantará y lo devolverá a la estantería para siempre.
2.- Si Españolito Lector en realidad se llama Españolito Nolector, lo devolverá a la estantería para siempre sin leerlo.
3.- Si Españolito Lector tiene un cierto sentido crítico literario, leerá el libro (o el primer capítulo), le darán náuseas y lo devolverá a la estantería para siempre.
4.- Si Españolito Lector es lector de Shakespeare, Cervantes, Melville, Dante, Sade, Poe, Lovecraft, Tolkien, Rushdie, Dumas, Hemingway, Hillis Miller..., dejará de hablar a la persona que le hizo el regalo y devolverá el libro a la estantería para siempre.

En definitiva, el libro no volverá a tocarse. Pues revéndalo, Españolito Lector. Lo mismo hay otra gente como usted que tiene el su mismo (mal) gusto y quiere adquirir dicho libro por menos de la mitad de precio, y en perfecto estado.

¿Que está feo vender un regalo? Más feo es que te regalen un libro de Dan Brown, qué coño.

J.

4 comentarios:

Manolo dijo...

Si bien es cierto que no estaría de más que hubiese un mercado más amplio en el que se pueda hacer compra-venta de libros tampoco es el panorama tan oscuro como lo pintas.

De hecho puedo afirmar que así a ojo un 50% de mi biblioteca es de segunda (o tercera o...) mano. Esos libros que compraron tus padres, tíos, abuelos, hermanos, primos, amigos etc. que ya leyeron y prestan/regalan gustosamente van cambiando de mano y llenando otras estanterías.

Abdul Alhazred dijo...

Mmmmm... me atrevería a decir que nuestros padres, tíos y abuelos vivieron una época bastante más interesante en materia de libros de segunda mano.
De todas formas, no puedes comparar los libros que puedan legarte tus cercanos a la variedad que podríamos tener a nuestra disposición, para elegir, en caso de existir un mercado en condiciones.

Manolo dijo...

Por cierto, gracias Juanlu por la recomendación de Abebooks, al final pedí el libro del que hablamos en Navidad por esa web y me ha llegado recientemente. Baratito y rápido, todo un hallazgo.

Abdul Alhazred dijo...

Celebro que te haya resultado bien. Yo todavía sigo esperando unos cuantos libros, que se están retrasando un poco más de la cuenta. Pero bueno, como tampoco me corre demasiada prisa...