lunes, 12 de noviembre de 2007

Agonías y reyes

Antes de nada, os informo del resultado de la 'locura literaria' de la que os hablaba en el post anterior... No lo conseguí :P El caso es que me fusilé en menos de un día 250 de las 300 páginas del libro, y si hubiese apretado un poquito, me lo hubiese terminado entero, pero la verdad es que tampoco quise agobiarme con el tema, y como ya llevaba buena parte leída, iba más que sobrado. En cuanto lo termine, pongo la crítica por aquí.

Este fin de semana, tras una visita exprés a Madrid, me he traído una pequeña angustia existencial, que ya tenía desde hace tiempo, pero que cada vez que paso por sitios así, crece un poquitín más. Se trata del sentimiento de agobio que te da entrar en una sección de librería como la de Fnac o en una librería como la Casa del Libro. Te pones a dar una vuelta por allí, a mirar un poquito lo que tienen, cómo andan de fondos, y empiezas a hacer anotaciones mentales de libros que quieres leerte y obtener en breve. Cuando llega el momento en que ya no recuerdas el primer volumen que pusiste en mente, te agobias y comienzas a pensar que tienes 27 años, que con suerte vivirás 50 ó 55 más, y que no hay forma humana de leerse todos los libros que te gustaría. Qué ansia, ¿no? Pues a mí me pasa.

El problema sigue, además. Estuve echando un vistazo a mi biblioteca, y me he dado cuenta de que debería dejar de comprar libros por una temporada larga (digamos 2-3 años), y leerme los que llevo atrasados. Pero la cosa se complica cuando llegas a la librería, ves ese libro que llevas tiempo esperando, y sabes que tienes que comprarlo porque, si te esperas 2 ó 3 años, va a estar fuera de catálogo seguro, o va a ser una odisea encontrarlo, salvo que sea un clásico.

Creo que todos los que leemos tenemos una 'lista de espera' más o menos larga. ¿Soy el único que no la respeto? Es decir, ahora me estoy terminando un libro, y tenía ya pensado cuál iba a ser el siguiente. Pero de Madrid me he traído el nuevo de Susanna Clarke (a la que tengo que dedicar una entrada pronto) que está, sin duda, a puntito de ser devorado. En cuanto termine el que tengo entre manos. El otro puede esperar. A la mierda con mis listas de espera. Pero así no acabamos nunca :P

En fin, después de este montón de agonías existenciales, no quiero terminar sin celebrar, a mi manera, ese momento histórico en el que ese rey tan nuestro, tan colorado como el vino de toro, mandó callar a ese otro personajillo de la farándula internacional. Aquí se ve que entre bobos anda el juego. Vamos listos. El caso es que, adelantándome un mes y medio a tan señaladas fiestas que se aproximan, quiero dejaros uno de los mensajes de Navidad más molones del Juancar. Para que veáis que por la boca muere el pez. Sed malos.

J.


9 comentarios:

Tevildo dijo...

Lo de la lista de lectura es una paranoia constante. Yo prefiero no pensarlo y confiar en que no voy a encontrar ningun nuevo libro interesante hasta que me lea las dos estanterias que tengo pendientes. La esperanza nunca se pierde.
Brutal el video del rey, me parto el pecho y eso que yo soy tirando a monarquico.
Nos vemos el miercoles, traete a la Teresiña.

pingu dijo...

Uiiii,lo de las lista de espera.Peor que la de operarse de almorranas por la seguridad social llevo yo la mía.Ayer llegué de Madrid (¿qué casualidad,no?) con otro ejemplar que viene a sustituir el hueco dejado por Punset en mi mesilla y cuando vi que ese hueco no era tal, si no una montaña de unos 7 volúmenes...ui,ui,mejor no pensarlo!
En cuanto a nuestro rey y rey de todos los españoles (menos mío),muy mal lo que hizo.Muy mal.Me justificaré en otra entrada o en persona ante quien lo quiera oir,porque es largo,pero esto de...no me gusta lo que dices,ea ya no me ajunto...vergonzante.
Ea,ya pueden proceder a mi la pidación púbica los monarquicos de esta nuestr pais.
Así son las cosas y así me lo explicaron a mi!

pingu dijo...

Perdón,quise escribir:"a mi lapidación púbica los monárquicos de este nuestro país",pero es que los mocos que esta gripe me proporciona me obnubilan la mente.

Anónimo dijo...

Lees todo lo que puedas ahora que tienes ansias de aumentar tu campo de visión.
Cuando pases de los 50 tendrás que hacer un esfuerzo enorme para ello.
Estarás de vuelta de todo porque el escepticismo inundará tu vida.
Lee alguna novela que te hará imaginativo.

Abdul Alhazred dijo...

Puees... teniendo en cuenta que la literatura debería de convertirse en mi sustento de vida, ¡espero que a los 50 no tenga que hacer esfuerzos por seguir leyendo! Además, yo no busco en los libros (solamente) aumentar mi campo de visión :) Es más, si estás convertido/a en un escéptico, también tienes capacidad de disfrutar de la literatura, de verdad! ;)
Salu2

J.

Anónimo dijo...

uf, claro que te entiendo, pero yo creo q lo mío es peor, porque encima yo soy taco de perra y/o/u tiquismiquis y/o/u poco paciente para leer, así que "la angónia" de multiplica por mil.

Aunque no tenga mucho que ver directamente ahí va una reflexión que creo que nunca he exteriorizado-compartido: deberían hacer libros-audio. Sí, ya sé que existen, pero yo me refiero a que debiera ser un formato muy extendido,no me digas que no es util (para los viejunos, para "leer" en la cama antes de dormir, etc etc etc) coño como el que va escuchandomúisica o la radio, pues va escuchando el Quijote en el metro camino del currele. Cada día un capítulo, no me digas que no.
En serio que no entiendo cómo es algo que actualmente no esté a la orden del día.


Y aprte de eso, PINGU, que yo etsoyd e acuerdo contigo, el domingo lo estuvimos hablando. Yo también pienso que el rey NO estuvo correcto (sea monárquica o no, que en en realidad es uno de los pocos temas q no tengo del todo claro hacia qué me decantaría)
Le perdieron las formas.


Y este ha sido mi latazo de hoy.
Hu! Ha!



T.

Anónimo dijo...

jajajaja
ja
jaja


a sus palabras me remito

;D

náuh dijo...

Hace unos meses, viendo la serie "Cosmos" del genial Carl Sagan, hablaban de la capacidad del ser humano para crear una "memoria común", y se explicaba en una biblioteca, rodeado de miles de libros: "cuando muera, a lo largo de mi vida habré asimilado los datos equivalentes a varios de los estantes de esta biblioteca, y lo mismo habrá ocurrido con cada uno de nosotros; sin embargo, hemos sido capaces de superar esa "limitación" poniendo en común todos nuestros conocimientos de forma que, cuando desaparezcamos, seguirán ahí para el que los necesite".
¿Agobio? ¿Ansiedad? Eso es poco para describir lo que sentí cuando me di cuenta de que me moriré sin haber podido leer muchos de los libros que quiero leer.

Pensé en hacer una lista/purga y centrarme en los más importantes y/o interesantes, pero como eso es imposible (tú quieres leerlos todos, además de que constantemente aparecen libros nuevos que también quieres leer), no me quedó más remedio que resignarme y seguir igual que hasta el momento, confiando en poder hacer algún día un pacto con la muerte.

Rompememes dijo...

Esta entrada y todos los comentarios vertidos sobre ella demuestran que los memes pugnan por extenderse y controlan nuestras vidas ;)