jueves, 11 de octubre de 2007

Literatura juvenil

A veces intento hacer memoria e intento recordar el primer libro que leí. Vano intento, porque me cuesta acordarme de lo que he desayunado esta mañana, así que imagínate... El caso es que tengo la idea de que los primeros libros que caen en nuestras manos son un factor fundamental para nuestra futura formación como lectores o no lectores. Supongo que yo empecé con El Barco de Vapor, como media España de mi generación, y luego, de la mano de mis hermanos, empezaron a entrar aquellos míticos libros de Multiaventura, y luego todos aquellos de D&D, y demás.

Verdaderamente sólo tengo dos recuerdos verdaderamente traumáticos de libros de infancia. Uno fue en el cole, Platero y yo, primer libro que consideré infumable, que no conseguí terminar, y que empezó a marcar mis terrores atávicos con las descripciones de los ojos del borrico:

"Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro".

No me digáis que la cita no es marronera. Un burro de gelatina, sin huesos, con dos ojos duros (que parece que Jiménez le metió un dedo dentro para comprobarlo). Qué marronero.

Bueno, la otra experiencia fue un libro de la serie roja de El Barco de Vapor, que era un dramón porque iba de un nene con un padre borracho, cuyo único refugio (el del nene) es un palomar, y que se enamora de una niña paralítica. Vaya movidón para un lector de 12 años, ¿no?

El caso es que de lo que sí soy consciente es del primer 'tocho' que vino a mis manos, y de cómo me absorbió por completo. Se trataba del primer volumen de las Crónicas de la Dragonlance, unas 600 páginas por volumen de la trilogía, y lo pillé de las estanterías de mi hermano con unos 12 ó 13 años. El primer día me ventilé casi 300 páginas (joder, con 12 años no está mal!), y me acosté casi con alucinaciones. Luego ya me lo tomé con más calma. El caso es que, cuando releí la trilogía hace años, me gustó bastante también, y ahora quiero comprarla para leerla con 'ojos literariamente maduros', a ver qué tal.

Llego a donde quería llegar. La literatura juvenil, a nivel académico, está muy, muy, muy dejada de la mano de Cthulhu. Al menos aquí en España a ningún estudioso le interesa lo que leen los jóvenes. Eso da lugar a que en las colecciones de los periódicos de 'literatura juvenil', aparezcan títulos como Moby Dick, Robinson Crusoe o Los viajes de Gulliver, que son cualquier cosa menos libros juveniles. Y claro, luego la juventud (y como consecuencia, esos jóvenes cuando dejan de serlo) es que no lee. Señor, si a mí me plantan con 10 años delante de Moby Dick me quiero morir del asco.

Por eso reivindico la saga de Harry Potter. Me parecen unos libros juveniles increíbles. A ver, no le van a dar el Pulitzer a Rowling por su manejo de las palabras; aunque, fuera de coñas, para mí sería una buena candidata al Nobel no por su valía, sino por lo que ha hecho por la literatura. Me explico. Si hace 15 años ya era difícil, probad hoy, en la sociedad del ocio, de la Wii (que mola más que la Play), de Internet y la tele, a darle a un niño aquellas Crónicas de la Dragonlance. El nene se os pone a llorar fijo. Y Harry Potter ha conseguido lo que hace mucho tiempo que nadie, nadie, ha hecho. Que un niño de 8 ó 9 años se ventile sin respirar un tomo de 900 páginas. ¿Eso no lo valora nadie? Yo sí, y muchísimo. Además, cuando te aproximas a los libros, te das cuenta de que están bien escritos, con una prosa desenvuelta y entretenida y, muy importante, no trata a los jóvenes como imbéciles, dándoselo todo mascado, que es lo que viene siendo frecuente hoy en día.

Me he encontrado detractores de las novelas de Rowling por todas partes. Gente que me ha utilizado argumentos tan bizarros como que los nombres propios que aparecen en los libros son impronunciables por los niños. ¿Y qué más da? Que hagan lo que hemos hecho todos alguna vez, asimilar la estructura gráfica del nombre y asociarla a tal personaje o casa de Hogwarts. Y no pasa nada. ¿Vamos a ponerle faltas a unos libros que, encima de estar bastante bien escritos para lo que hay por ahí, hacen que sus hijos lean? Por favor, es lo que me faltaba por escuchar. Que 900 páginas es MUCHO más de lo que bastantes personas que conozco se han leído en toda su vida. Y eso sí que es para ponerse a pensar.

¡Avada kedavra!

J.

P.D.: ¿Alguien tiene idea de por qué lo de las banderitas no me pilla algunos de los países visitantes? Ya he notado que, según Sitemeter, me han visitado de Andorra e India, y no aparecen en las flags. ¿Mienten las banderas o miente Sitemeter?

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Juanlu.
tengo que ponerme al día con tu blog!
¿¿Qué no te gusta la luna de Mélies???? pues a mi al revés, me atrae mucho, desde la infancia, yoc reo que es porque la ponían en la bola de cristal o el planeta imaginario, era un recuerdo muy muy antiguo que tenía por ahi...

Otra cosa: ¿vosotrso vais al Mapa Poético hoy? yo en principio voy, pero no he querido reclutar a la gente porque igual a última hora es posible q me surja una cosa q me impida ir, pero...bueno nosé igual mando un mail.

hoy se sale no?

Anónimo dijo...

soy Teresa

Manolo dijo...

Yo me cago en Harry Potter, así, directamente y sin anestesia. Pero eso sí, estoy de acuerdo en que hay que cuidar mucho la literatura juvenil, si ya se lee poco no ayuda mucho el obligar alos 15 a leer "Crónica de una muerte anunciada". Desde entonces no trago a Márquez.

Rompememes dijo...

Buena entrada, "zí zeñó".

¿A que a veces mola tener hermanos mayores? Luego cuando vayáis al psiquiatra diréis que yo os metí en los juegos de rol y todas esas cosas :DDD

Yo sí recuerdo mi primer libro (aunque no la edad exacta, posiblemente unos 8 ó 9 años): fue de la saga de "Los Gemelos (Bobsey)", y me lo regaló mi tío por mi cumpleaños. Aún recuerdo la sensación de placer y sobre todo de independencia: de no tener que esperar a que alguien estuviera disponible para contarme una historia, un cuento, o que en la tele pusieran dibujos animados. Eran mucho mejores que los tebeos.

Después vinieron "Los tres Investigadores", y más adelante una colección de 60 libros de Emilio Salgari (qué recuerdos del Corsario Negro y de Sandokán). Con el tiempo, encontré la fascinante saga de la Dragonlance, que devoré a mayor velocidad, si cabe, que el autor de este blog.

En cuanto a libros traumáticos, por culpa de los profesores, "Adiós Cordera y otros cuentos" de Leopoldo Alas Clarín. No creo que sean aptos para un niño de 12 años.

Y sí, me encanta Harry Potter, al igual que la Guerra de la Galaxias y Star Trek. No es literatura en el sentido "culto" de la palabra, pero hace la misma función que "Los Gemelos" (bastante peores como literatura infantil) hicieron conmigo: despertar el placer y el gusto por la lectura. Ahora soy capaz de apasionarme con libros como "Rayuela", "Frente a la Gran Mentira", "Gödel, Escher y Bach, un Eterno y Grácil Bucle", "Neuromante", "Snow Crash", "El péndulo de Foucault", "Q", "La máquina de los memes", y un largo etcétera que comprende muchos temas y estilos.

Ala, cuanto rollo he escrito. Se ve que "me mocionao" :DDD

Anónimo dijo...

yo si me acuerdo de mi primero Libro: era de Barco de vapor serie azul, se llamaba "NINGUNO". Era un niño de cianco años muy bajito que se llamaba Ninguno, y al pobre lo tenían ignorao.
Mítico fue una que se llamaba "Lumbánico, el planeta cúbico", también de barco de vapor,menuda rayada jeje me gustaba mucho.
Otro que se llamaba "El puente de piedra"( de una copia de barco de Vapor"): dos amigos, Eustrebundo y Dorotasio fundan un ppueblo que acaba separandose por un puente...
QUé más.."La abuela Opalina"...
Ya de la serie naranja el mítico "Pirata Garrapata", que a todos encantaba. Recuerdo también "El precipicio" y "A la izquierda de la escalera" de una niña húngara...Y "Mi hermana la pantera", muy bueno, de una tribu africana y los tabues y tal.
Dios ojalá no hayan tirado esos libros...tengo que ir al trastero!

¿QUé me decís de los libros de TEO y los de Tintín? Yo los cogía a punta pala en la Biblioteca infantil del cole.

¿Y "Los Cinco"? En los que había una lesbiana llamada georgina que le gustaba que le dijeran Jorge. Era boyera, se sabía perfectamente aunq nos e dijera y no pasaba nada. Los niños no son tontos joder.


ay que añoranzaaaa

Anónimo dijo...

Era Teresa tb. y vuelvo a ser, mira me ha dao la angonia friki investigadora. hace tiempo lo pensé, que igual ya no se venden los Barco de Vapor,no? al menos yo nos los veo, antes se veían mucho, jeje recuerdo, en Galerías Preciados, y leer los titulos y las reseñas e imaginar si me gustarían (y el dibujo de la portada!)

Mira:
http://elsenordeloschupetes.blogspot.com/2007/07/los-ttulos-mticos-de-barco-de-vapor.html

"Echo en falta el que es, a mi juicio, el mejor libro que editó El Barco de Vapor en su momento: "Lumbánico, el planeta cúbico", de la serie naranja. No sé cuantas veces pude releérmelo. Le tengo tanto cariño que hace poco no lo encontraba y me lo compré en una librería de 2ª mano (está tristemente descatalogado de manera incomprensible, pues llegó a su 12ª edición y fue finalista en el Premio Barco de Vapor) para después reencontrar mi libro de nuevo (lo tenía mi hermano...con 26 años que tiene ya. Una pequeña joya que todos los niños deberían leer."

dios quiero ese libroooo fijo q me lo han tirao!

Anónimo dijo...

http://www.opacmeiga.rbgalicia.org/Portadas%5C84-348-0907-9.jpg

http://www.laceiba.com.sv/naranja/SN_L%FAmbanico_el_planeta_c%FAbico.pdf

Anónimo dijo...

que me da un orgasmo regresivoooo

Anónimo dijo...

Una de las cosas más emocionantes a las que he asistido (en la sección eventos culturales) fue a una conferencia que dio la autora de las "Memorias de Idhu" en la Casa de la Juventud de Córdoba. El salón de actos estaba repleto de una chiquillería (a los ojos de un viejo de 40, niños y niñas de entre 10 y 17 años es una chiquillería), que no sólo habían dejado un momento la play encendida sino que preguntaban con CURIOSIDAD y PASIÓN a la autora de la saga.

Yo no he leído esos libros ni tampoco los de Harry Potter así que no puedo opinar sobre su contenido. Pero, actuando como un crítico literario he hecho que algunos hijos e hijas de amigas los lean. Apelando a... su CURIOSIDAD. Y se han APASIONADO.

No sé si hay libros juveniles o no. Como tampoco sé si hay libros adultos (que en la terminología francesa del XIX se referían a los pornográficos). Lo que sí sé es que cualquier ser humano con gusto por investigar llegará, tenga la edad física o mental que tenga a la literatura.

Eso de la literatura juvenil parece una manera de clasificar para que los de El corte inglés sepan donde poner los libros.

El que firma los anónimos.

Pd.- ¿Los sacrificios humanos a Cthulhcthu llevan alguna salsa especial?

pingu dijo...

Pues mi primera vez fue con "El pequeño mamut",una forma interesante de perder la virginidad literaria,creo que de ahí lo de los bichos,no sé.Luego vino más Barco de vapor,pero lo ¿peor/mejor? es leerte con apenas 11 años las obras completas de Agata Christie...y seguir leyendo!Es que a los padres de antes, a los míos por lo menos, no le explicaban bien en el libro de los padres el tema este de "literatura adecuada a cada edad" y claro,así estamos.