miércoles, 5 de septiembre de 2007

El viaje a la felicidad



Me estoy leyendo el libro (gracias al gorilón por prestármelo) que da título a la entrada, de Eduardo Punset (ese tipo mayor con pelo a lo Cipriá Ciscar que sale por las noches, muy tarde, en la 2, cuando en el resto de cadenas hay concursos telefónicos de dudosa credibilidad y notable caspa). El caso es que no llevo mucho leído, apenas una tercera parte, pero es de esos libros que te hacen pensar en muchas cosas. Tiene una de esas afirmaciones que te quedas con cara de tonto, y que viene a decir que la felicidad está en la antesala de la felicidad. Es decir, que encontramos la felicidad cuando, en el proceso de búsqueda de algo que nos motiva y excita, llegamos a ese punto preciso justo antes de conseguirlo. En el momento que llega a nuestras manos, la excitación se reduce considerablemente. Tienes la manzana allí arriba, y cuando tus dedos están a punto de rozarla, es cuando mejor te sientes. En el momento en que la alcanzas, ya no tiene tanta gracia.

Qué cosas, ¿no? Dándole vueltas al asunto, te das cuenta de que en la mayoría (aunque no creo que sea así siempre) de las veces es verdad. Yo me considero, como buen friki que se precie, capitalista, comprador compulsivo y coleccionista. Dentro de unos márgenes, claro. Pero un día ves ese bestial busto de Magneto, que cuesta una pasta, y haces una nota mental: 'éste para mi futura vivienda friki'. Lo dejas ahí, y empiezas a darle vueltas a cómo conseguirlo con tus precarios ingresos frikis, y pasa el tiempo, y no lo consigues. Luego, al cabo de los años, reaparece en tu vida merced a esa maravilla de la globalización bien entendida y capitalismo mejor entendido aún que se llama ebay. Y esta es la tuya. Embargado por la emoción, lo sigues, lo rastreas, pujas por bastante menos de la mitad del precio que viste en la tienda del fenicio (sí, ese), y lo consigues. Ahora estás llegando al clímax. Te pones a imaginarte cómo será la entradita de tu casa que, obviamente, girará en torno a ese busto tremendo de Magneto con la mano al frente, dándote el alto, y esperas ansioso a que el paquete llegue desde Inglaterra (sólo 3 días más!). Y llegan los de MRW, sales a la puerta que te meas encima de la emoción, y recoges el paquetito. Ya lo estás abriendo, y las endorfinas que liberas hacen que la 'droja' parezca una coña. Y en el momento de abrirlo, te da el bajón. Ala, míralo que chulo, qué guapería, voy a darle envidia friki a todo el mundo. Pero nada que ver con la emoción de estar desenvolviéndolo (y eso que mola que te cagas). Y no digamos el efecto de la cara de tu novia al comentarle que tienes algo nuevo para decorar la casa.

Y ya. Hasta diciembre, que sale el maletín con mil quinientos dvds superlimitado y superfriki de Blade Runner.

Que Cthulhu te bendiga, Punset.
J.

14 comentarios:

Teresa dijo...

dime que el busto no es así
dime que el busto no es así
si al menos fuera de lobezno...jeje

Abdul Alhazred dijo...

Es prácticamente como el de la foto. Sólo cambia en que el que tengo es una edición limitada de 500 ejemplares,la bandera es blanca y tiene un par de cortes en el pecho. Ais, cómo mola. Mujer de poca cultura friki, de verdad! :D

berru dijo...

El día que tengas tu piso con tu novia quiero ir sólo para comprobar que es verdad que has puesto esa horterada tan horrorosa en la Entrada.

Vaticino almacenamiento en trastero.

Sentencio: Magneto queda bien dentro de un cómic, pero no fuera.

Teresa dijo...

¿Quién es Cthulhu?
¿Y Golimar? Ya se q lo de Golimar creo que te lo pregunté, pero es que no me acuerdo :S





--->

Anónimo dijo...

estoy cansada de la familia rivera

Rompememes dijo...

Y el tal Puncet, que si no recuerdo mal es el REDES, ¿se atreve a definir lo que es la Felicidad? Porque la verdad es que el título del libro (o más bien el subtítulo), me da un tufillo a pseudociencia que no veas. De hecho, el tío este es licenciado en derecho y tiene un máster en economía, ¿pero qué sabe de ciencia? ¿Cómo se atreve a denominarse divulgador científico sin haber sido préviamente lo segundo? Todavía si el libro lo hubiera escrito Manuel Toharia, a lo mejor no lo prejuzgaría.

En fin, dejo un link a una página donde tampoco les parece muy divulgador ni muy científico el tal Puncet:

http://www.el-esceptico.org/ver.php?idarticulo=153

Rompememes dijo...

Se me olvidaba: también suelo desconfiar mucho de los libros en los que lo que primero se ve y más llama la atención es el nombre del autor. Se supone que lo que debe de enganchar de un libro a primera vista es el título, no quién lo ha escrito.

Abdul Alhazred dijo...

Pueees... creo que con ese rasero que mides a Punset, tampoco tú tendrías el derecho a crear un blog de divulgación política siendo ingeniero y sin haber sido político antes, ¿no? Además, en su trayectoria, amén de ser abogado y economista, también ha sido presidente del Instituto Tecnológico Bull y profesor de Innovación y Tecnología del Instituto de Empresa, y hoy por hoy es profesor de Ciencia, Tecnología y Sociedad en el Instituto Químico de Sarrrià (info sacada de la Wikipedia)
Respecto al tamaño del nombre de un autor en la portada del libro, no cabe duda de que es pura estrategia de mercado, pero no hace falta ser un mal escritor/divulgador/lo que sea para que esto ocurra. Te dejo algunos ejemplos de algunos autores de indudable talento literario:

http://www.cnca.gob.mx/cnca/nuevo/diarias
/180800/shakespe.jpg

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/
commons/thumb/b/b2/First_Folio.jpg/200px-
First_Folio.jpg

(el segundo es una edición de 1623, luego no estamos tampoco ante algo novedoso)

http://corpient.blogia.com/upload/
20070522154459-truman-capote-a-sangre-fri.jpg

http://www.elresumen.com/libros/rayuela.jpg

Y ese concepto de que lo que tiene que enganchar de un libro es el título es algo totalmente erróneo. Existen infinidad de elementos ajenos al propio trabajo literario (el ensayo, novela, obra de teatro de turno) que influyen a la hora de comprar un ejemplar, no sólo el título. Autor, diseño de la portada, textos de las solapas y la parte posterior, dedicatorias, editorial...

Saludines y gracias por enriquecer el blog con comentarios :)

Rompememes dijo...

Sí, conozco todos los títulos que tiene este menda, sacados además de su propia página web. Pero lo que te digo es que hoy día cualquiera habla de ciencia (o de ciencia política, que no de política) sin tener conocimientos básicos sobre el asunto. A eso me refiero. No me parece que Puncet sea un acertado divulgador científico cuando en su programa de Redes hace afirmaciones y preguntas como la siguiente: tras afirmar rotundamente que la naturaleza muestra inteligencia e intencionalidad en todas sus acciones, le preguntó al sorprendido físico Jorge Wagensberg que cuál era la intencionalidad de un tornado.

Mmmm..., ¿me lo explica? XO

Y no, no estoy midiendo por el mismo rasero: Una cosa es ser político y otra politólogo. Para ser político sólo tienes que saber mentir y estar ávido de poder. Para ser politólogo (que no es que yo lo sea, desde luego) tienes que saber, entre otras cosas, investigar. Y eso implica conocer el método científico, que es lo que pongo en duda respecto a Puncet. De ahí que dude de su capacidad de divulgador científico. Es más, como decía Nietszche, "el saber muchas cosas y el haber aprendido muchas cosas no son sinónimo de cultura, sino que son perfectamente compatibles con su antítesis, la barabarie". A ver si encuentras un solo catedrático de derecho o de ciencias políticas que te diga que esto no es una democracia. Todos se ampararán en sus títulos y medallas para apabullar, y ninguno utilizará argumentos sólidos. Y esa es la impresión que me da el Puncet. Ya me contarás qué dice el libro cuando lo acabes, y seguiré esperando si se atreve a definir en él lo que es la felicidad.

Respecto a todo lo demás, pues master card..., digooo, que vale, aceptamos barco, lo del autor no tiene que ir necesariamente unido a baja calidad, pero en principio me crea desconfianza, porque, yo al menos, antes de comprarme un libro procuro leer lo que pone en las solapas y en la parte de atrás, DESPUÉS de haber leído el título. Y la mayoría de las veces el autor es lo último que miro. Evidentemente, si un libro va orientado a ser best seller, o sea, a venderse como un disco de Bisbal, pues lo de menos es el título o el contenido: es más importante, como tú bien señalas, el continente, y sobre todo, el nombre del autor estrella (véanse los casos de Asimov, Stephen King, etc.).

Y por último, que todo esto es por crear polémica, y por tanto espectáculo, lo cual atraerá las masas a tu blog. Y además le estamos haciendo publicidad gratuita al Puncet :DDD

PD. tengo una remesa recién llegada de nuevos juegos de cartas que tienen muy buena pinta: Al Cabohne (el Bohnanza para 1/2 jugadores), Iliad, Coloretto, Guillotine, Saboteur y Fluxx

PiNgU dijo...

Entro en la polémica (y lanzo copa!):
para mí sí es importante el autor,de hecho es lo primero que suelo mirar.Per que?,pos porque así me doy cuenta de absolutamente pobre que es mi cultura literaria cuando no conozco a ningún autor de la mesa de "los importantes" de El Corte Inglés(nótese la ironía),porque así evito que de/frauden por segunda vez (váyase sr.Gala),porque así evito incluso leer el título de los libros de personajos patrios caracterizados por la importancia de lo que tienen que decir y reconocida fama como Amarosa,vaya a ser que por casualidad mi cerebro retenga esa información y porque si un autor alguna vez ha caído en mis manos (a través de libro o de revista cultural o de artículo),mi cerebro rastrea cual Basset en acción y dictamina...COMPRA,COMPRA o CORRE,CORRE!
Estos son mis motivos y asín se los he contado.
(todo esto no quiere decir que no compre libros de desconocidos para mí,pero evito arriesgarme hasta que gastarme de 15 a 20 lerus en una mierda no suponga una tragedia económica personal)

Anónimo dijo...

Carta al señor rompememes:

Léase usted cualquiera de los últimos libros de Eduardo Punset (que no "Puncet")y entenderá muy pronto la razón de que un abogado y economista (entre otras muchas cosas, como ha dejado claro el autor de este blog) se atreva ha divulgar cuestiones científicas. Me refiero a que este hombre se ha pasado los últimos 15 años leyendo y entrevistando en persona a los mejores científicos del mundo en diferentes disciplinas. Y no me refiero a entrevistas tontas sobre cuestiones banales/personales, como cúal es su color favorito o qué hace "Fulanito de copas" en su tiempo libre, sino a haberse empollado lo que cada investigador en cuestión ha descubierto y atreverse a comentarlo con él o ella en persona. Vamos a decirlo claro: Eduardo Punset es un crack que tenemos en España, y eso hay que saber valorarlo. No desprecies algo (alguien) bueno de la tierra, sobre todo basándote en criterios personales y aleatorios o en una web en la que una persona ha escrito sobre Punset. No me parece justo ese desequilibrio: una web contra todo el trabajo demostrado durante años en TVE (Redes) y en diferentes libros, así como en la universidad.
Pero, sobre todo, cuando tengas un hueco, dedica una semana a leer alguno de los libros de Punset. Te recomiendo, dado que tus dudas sobre este autor se centran en la supuesta poca base científica de sus palabras, que le eches un vistazo a "Cara a cara con la vida, la mente y el Universo" o a "Manual para sobrevivir en el siglo XXI", dado que estos dos trabajos no dejan de ser fragmentos de entrevistas realizadas por el autor a algunos de los científicos de los que antes he hablado. Cuando lo leas te darás cuenta de lo humilde y precavido que este este tío. Si no dispones de mucho tiempo, puedes leer algunos artículos en su blog:
http://www.eduardpunset.es/blog/
No prejuzgues a Punset, que es un tío de puta madre. Ya verás ;-)
Disfrutalo. Un saludo.

Golimar.

Abdul Alhazred dijo...

Joer, le voy a pedir a Punset un dinerín por cada entrada que haya a este blog :P

Berru dijo...

Ahora va a ocurrir que te hace falta el título para poder escribir un libro, y que tu carrera profesional después de haber terminado de "estudiar" en la facultad no cuenta.

Sinceramente, la pregunta del tornado me parece buenísima XD Y me habría gustado escuchar la respuesta. Nunca me he aburrido viendo redes, y las preguntas siempre me parecieron sólidas y demostraban que, mientras Punset siempre reconocía su intromisión y desconocimiento, nunca dudé de que conocía muchísimo de lo que hablaba con los entrevistados, ya que jamás me dio muestras de lo contrario.

Y ya que se cita a Nietszche, yo parafrasearé a Kundera, diciendo que, desde la época de Goethe es imposible que un ser humano esté a la última de los avances de todas las ciencias y las últimas novedades vanguardistas artísticas, además de arrastrar todo el conocimiento anterior humano. Vamos, que los hombres del Renacimiento pasaron a mejor vida con el auge del especialismo.

Sin embargo, creo que sólo desde un punto de vista radical puede pensarse que los que no son especialistas no están capacitados para escribir un libro sobre aquello que les dé la gana. Para ello primero habría que leerlo. Los prejuicios a veces son necesarios, pero prejuzgar como ignorante general a Punset por la carrera que ha hecho me parece un exceso de arrogancia enorme. Te invito a leer sus libros primero, y a opinar después :P

Rompememes dijo...

Bueno, creo que lo de Punset se está desmadrando. Por mi parte, voy a esperar a que el propietario del blog haga su propia crítica al respecto del libro, que para eso puso la entrada.

Lo siento si mis comentarios han parecido prepotentes (no ha sido esa la intención) o parece que tengo algo personal con Punset (que tampoco). Sólo he tratado de alertar frente al negocio que hay hoy día en torno a muchos pseudocientíficos (no ya paranormales como Iker y demás bazofia) a los que se les da cancha en televisión. Y las críticas (y enlaces) que he dejado sobre Punset vienen principalmente de la Sociedad para el Avance del
Pensamiento Crítico (no de cualquier página web).

En fin, por mi parte doy por zanjado el tema y a Golimar (magnífico el vídeo :DDD) y Berru espero verlos tomando algunas birrillas ;)